Con Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia, el comportamiento del riesgo en nuestro país continúa con una tendencia a la baja, gracias a factores externos e internos como una política monetaria prudente, el combate a la inflación y la apreciación del peso.

Así, los Credito Default Swaps (CDS) o seguros contra el impago de la deuda mexicana a cinco años registraron una evidente trayectoria descendente durante los últimos 14 meses, lo que la posicionó en niveles muy similares a los que tenía en octubre de 2014.

Este miércoles, los CDS a cinco años cerraron en 80 puntos, lo que significa una probabilidad de incumplimiento que no supera el 2 por ciento.

En noviembre de 2018, esta cifra registró 163 puntos.

Por su parte, el riesgo país registró su tendencia a la baja desde enero de 2019 hasta el día de hoy, al igual que los CDS de Pemex y el diferencial de tasas entre bonos mexicanos y estadounidenses.

Esto refleja una mayor confianza en la capacidad y disposición del gobierno mexicano para cumplir con sus compromisos.

De igual forma el índice de riesgo país de JP Morgan se posicionó en 175 puntos, su nivel más bajo desde octubre de 2018.

La aprobación del T-MEC en el Senado de Estados Unidos ha hecho desaparecer una de las mayores incertidumbres entre los inversionistas y, además, el 29 de enero próximo se comenzará con la ratificación del mismo en el Parlamento canadiense.

Al respecto, Juan Verón, jefe de inversión de Principal en México, dijo a El Financiero que, aunque nuestro país no tuvo un buen crecimiento económico en 2019, la posición fiscal se ha defendido al igual que las cuentas externas, logrando un superávit de cuenta corriente.

“La deuda no ha crecido de manera significativa contra el PIB. Adicionalmente, la política monetaria ha sido prudente, combatiendo a la inflación y a la depreciación del tipo de cambio con una política monetaria restrictiva”, indicó.

Por su parte, el subdirector de renta fija y tipo de cambio de Grupo Financiero Banorte, dijo que el desempeño reciente en los indicadores de riesgo país es reflejo de un mercado global que ha extendido el optimismo observado al cierre del año pasado.

Además, dijo, lo anterior se respalda por una mejor coyuntura comercial y con un amplio número de bancos centrales ejecutando maniobras de estímulo monetario.