Durante 2019, el primer año del sexenio de Andrés Manuel López Obradorlas cifras preliminares de Inversión Extranjera Directa (IED) mostraron una captación de 32 mil 921 millones de dólares, es decir, 4.2% más que en 2018, según la Secretaría de Economía.

Lo anterior se logró pese a la incertidumbre generada por la renegociación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y el arranque del nuevo gobierno.

Además el monto de IED fue el segundo más alto desde que hay registros disponibles, a partir de 2009, considerando las cifras preliminares.

Según el subdirector de economía nacional en Grupo Financiero Banorte, el avance en los flujos de inversión extranjera es favorable, considerando un entorno adverso.

“En general, creemos que el desempeño observado en 2019 fue muy favorable, mostrando la confianza de los inversionistas en la posición que ocupa nuestro país como pieza clave dentro de las cadenas de producción globales”, explicó.

Agregó que en 2019 la tensión comercial entre Estados Unidos, China y la Unión Europea ocasionaron una desaceleración de la economía global.

“Creemos que estos factores pudieron haber impactado el apetito de inversión a nivel global, incluso, el reporte de Tendencias de Inversión de las Naciones Unidas apunta a una reducción de 1 por ciento en la IED a nivel global, lo cual, creemos, estuvo influenciado por estos factores”, añadió.

Buena señal

El aumento de la IED estuvo concentrado en sectores de reinversiones y nuevas inversiones lo cual, para Sergio Juárez, director general del Registro Nacional de Inversiones Extranjeras de la Secretaría de Economía, fue una muy buena señal, pues significa que las empresas extranjeras están generando utilidades y han decidido dejarlas en el país.

“El número de empresas que invirtieron en México durante 2019 fue muy similar al de 2018, los números se han mantenido muy estables, no hemos notado que las empresas estén yéndose del país o algo por el estilo, esta estabilidad es congruente con lo que está pasando a nivel mundial, donde las estadísticas señalan una estabilidad en los flujos,” señaló Juárez en entrevista con El Financiero Bloomberg.

De forma desagregada, la IED del 2019 se obtuvo mediante la diferencia de 41 mil 900 millones de dólares registrados como flujos de entrada y 8 mil 979 millones de dólares en flujos de salida.

El aumento en la Inversión Extranjera Directa se concentró en los rubros de reinversiones y nuevas inversiones aunque, por la naturaleza de las cifras preliminares, éstas serán modificadas en futuras actualizaciones.

La IED establecida en 2019 provino de 4 mil 353 sociedades con participación de capital extranjero, 3 mil 776 contratos de fideicomiso y 27 personas morales extranjeras.

En cuanto al tipo de inversión se detectó que 53.1 por ciento tuvo su origen mediante reinversión de utilidades, 39 por ciento por nuevas inversiones y 7.9 por ciento por cuentas entre compañías.

Los sectores fueron de la siguiente manera:

  • 47.2% en manufacturas
  • 15.3% servicios financieros y de seguros
  • 9.7% comercio
  • 5.5% en información en medios masivos
  • 5.5% en minerías
  • 3.8% en generación de energía eléctrica, agua y gas
  • 13% restante entre el resto de los sectores

La Secretaría de Economía explicó que el 36.8 por ciento provino de Estados Unidos, 12.1 por ciento de España, 9.7 por ciento de Canadá, 9.2 por ciento de Alemania y 4.5 por ciento de Italia, mientras que otros países aportaron el 27.7 por ciento restante.

“Los montos reportados únicamente consideran inversiones realizadas y formalmente notificadas ante el Registro Nacional de Inversiones Extranjeras de la Secretaría de Economía; de ahí su carácter preliminar y el que sufran actualizaciones en los trimestres sucesivos”, indicó la dependencia.

Para determinar la IED se usó una metodología basada en estándares internacionales, contenidos tanto en el Manual de Balanza de Pagos del Fondo Monetario Internacional (FMI), además de la Definición Marco de Inversión Extranjera Directa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).