Durante el primer año del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, cuyo aniversario se conmemoró el 01 de diciembre pasado, se constató que las temerosas previsiones negativas en los mercados y la bolsa de valores quedaron lejos de ser una realidad.

El peso llegó al primer aniversario de mandato con un nivel de 19.56 por dólar, con una apreciación de 4.40 por ciento en el año.

Dicha cifra representa que López Obrador es el “ganador” de al menor las cinco últimas administraciones federales en su primer año de Gobierno.

Su antecesor, Enrique Peña Nieto, logró un avance del peso de menos de la mitad, con 2.10 por ciento; Felipe Calderón hizo que la moneda mexicana avanzara apenas 0.5 por ciento y, durante el primer año de Vicente Fox, el peso se depreció en 2.67 por ciento.

“El peso se ha mantenido estable por debajo de los 19.70 pesos, en mucho atribuido al diferencial de tasas de interés de México, que se encuentran en niveles muy altos respecto a otras economías”, indicó Armando Rodríguez, Gerente de Análisis Bursátil de Signum Research.

El experto agregó que el Gobierno del presidente tabasqueño ha aportado a la estabilidad del tipo de cambio con finanzas públicas sanas, a pesar que el crecimiento económico nulo no ayude.

Por otra parte, el IPC -indicador que mide el comportamiento del mercado de capitales mexicano- acumula un alza de tan sólo 2.83 por ciento desde que AMLO llegó al poder.

Este avance podría parecer pequeño, pero durante el primer año de Enrique Peña Nieto como presidente, el IPC subió apenas 0.73 por ciento.

El peso mexicano se fortalece frente al dólar. Foto: Especial.

No así durante el primer año de Felipe Calderón, periodo en el cual este indicador alcanzó una ganancia de 23.4 por ciento.

Según Rodríguez, este contraste es resultado, en parte, del contexto de crecimiento económico distinto, además que en 2018 ha existido incertidumbre sobre las políticas públicas que se han implementado en el actual Gobierno.

Hacia adelante “se ve poco probable que el IPC supere los 45 mil puntos (actualmente se encuentra por debajo de las 43 mil unidades) pues no se ve un catalizador importante para ello, y dependerá del desempeño de la inversión tanto pública como privada”, dijo.