Con Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia, el peso mexicano alcanzó este jueves su mejor nivel frente al dólar, al cotizarse, en ventanillas bancarias en 20.06 unidades y, a nivel interbancario o al mayoreo, en 19.65 pesos, es decir, 1.30 por ciento más barato que al cierre del miércoles, de acuerdo con el Banco de México (Banxico).

Según un análisis del Banco Base esto no es poca cosa, ya que la recuperación del peso durante la sesión le permite acumular una apreciación de 3.42 por ciento, o 69 centavos, en diciembre, lo que representa el mayor avance para la moneda mexicana en un mes de diciembre desde que se adoptó el mecanismo de libre flotación cambiaría en diciembre de 1994.

“La apreciación del peso en lo que va de diciembre se debe a que el mercado está borrando gradualmente las pérdidas acumuladas durante octubre y noviembre, que se debieron a la incertidumbre por la entrada del nuevo gobierno”, explicó.

De igual manera se ha registrado un debilitamiento del dólar estadounidense frente a sus principales cruces, después de que fuera publicado el indicador de confianza del consumidor de Estados Unidos en un nivel de 128.1 puntos en diciembre, su nivel más bajo desde julio pasado.

Aunado a eso, durante las primeras horas de la sesión se observaron también fuertes pérdidas para los mercados de capitales en Estados Unidos, lo que de igual manera ocasionó una menor demanda por su divisa.

De acuerdo con Proceso, la recuperación del peso mexicano también es producto de la baja liquidez que caracteriza a las últimas sesiones del año, pues se tienden a exagerar movimientos del tipo de cambio con un menor volumen de operaciones.

Algunos de los factores que han ayudado al peso a ganar terreno son:

  • El debilitamiento del dólar
  • La adopción de una postura monetaria más acomodaticia por parte de la Fed
  • La adopción de una postura monetaria más restrictiva por parte de Banxico
  • La publicación del Presupuesto Federal para 2019, el cual fue bien recibido por los mercados.

El Banco Base indica que, en las últimas dos sesiones del año, es probable que el peso siga ganando terreno. No obstante, la baja liquidez del mercado podría también ocasionar movimientos al alza del tipo de cambio de manera súbita.