Con Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia, el repunte del peso mexicano ha logrado mantenerse con éxito, gracias a lo altas que se han posicionado las tasas de interés.

De esta forma se ha impulsado el atractivo de nuestra moneda en relación con sus pares, incluso luego de que el banco central redujera las tasas en 100 puntos básicos desde agosto pasado.

De esta forma, la moneda se dirigió a un máximo de 18 meses el miércoles pasado y luego subió 1.6 por ciento frente al dólar este año.

Además, la baja volatilidad es un factor que ayuda.

Billetes de pesos mexicanos y dólares. REUTERS/Jose Luis Gonzalez

La volatilidad implícita a un mes se redujo casi a la mitad entre agosto y enero, logrando descender de 12 por ciento a poco más de 6.

Así, el peso se posiciona tras ocho monedas mundiales, incluido el rand sudafricano y la tasa implícita a un mes del peso se ubica en la tercera más alta del mundo, sólo antecedida por Argentina y Turquía.

El analista de BBVA, Ociel Hernández, hizo un ajuste a su meta del peso a corto plazo, de 18.50 a 18 por dólar, con una apreciación de 3.4 por ciento de las operaciones actuales.

“El carry de la moneda, en medio de las bajas tasas de interés y la baja volatilidad en todo el mundo, debería continuar favoreciendo el aumento de las posiciones largas del peso mexicano”, escribió.

Por otra parte, los inversionistas han comprado casi 7 mil millones de dólares de deuda del Gobierno de México desde principios de diciembre.

Y, aunque los mercados de swap están considerando un poco más de un punto porcentual de recortes de tasas este año, hay probabilidades de que la tasa de 7.25% de México se mantenga, ya que se compara con el 4.5% de Brasil o el 1.75% de Chile.

También es importante resaltar que el brote de coronavirus ha causado poco impacto en nuestra moneda, gracias a que México es menos vulnerable que otros países latinoamericanos a la desaceleración de China, gracias a sus cercanas alianzas con mercados estadounidenses y a la baja dependencia a las exportaciones de productos básicos.