En lo que va de este este 2019, con Andrés Manuel López Obrador 1.2 millones de personas en México han logrado salir de la pobreza laboral, según declaró la Secretaria de Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján.

En una reunión con los miembros de la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado, la funcionaria indicó que en ese periodo, la tasa de pobreza laboral disminuyó de 39.8 a 38.5 por ciento.

Además aseguró que el aumento nominal al salario mínimo del 100% en la zona libre de la frontera norte y del 16 por ciento en el resto del país, impactó de manera favorable en la percepción del salario general.

La funcionaria explicó que, de diciembre de 2018 a enero de 2019, el sueldo promedio para el total de los afiliados al IMSS en la zona de libre frontera pasó de 10 mil 374 a 11 mil 257 pesos, es decir que aumentó un 8.5 por ciento.

Mientras tanto, en el resto del país la cifra pasó de 10 mil 474 a 10 mil 953 pesos, es decir, que subió un 4.5 por ciento.

“El aumento benefició a quienes menos ganan, lo que contribuyó para que la tasa disminuyera -en lo que va del año- de 39.8 a 38.5%, lo que significa que 1.2 millones de mexicanos han salido de la pobreza laboral”, dijo.

También reveló que el salario mínimo tuvo una caída dramática en el periodo neoliberal, por lo que el Gobierno actual ha impulsado una política de aumento salarial que ha sido consensuada por el sector empresarial y obrero.

La subcontratación en la mira

En ese mismo evento, Alcalde Luján expresó estar a favor de trabajar en conjunto con el Congreso de la Unión para discutir una reforma estructural de gran calado que permita la eliminación de la subcontratación laboral, o outsourcing.

También aseguró que en la reforma laboral en 2012 se establecieron “candados” para frenar la subcontratación pero que el gobierno pasado se comprometió a no hacer ninguna inspección.

“Llegamos a la dependencia y ni una sola inspección en materia de subcontratación se hizo en todo el sexenio. Entonces, se veían muy bonitos ahí los candados de subcontratación pero nadie los cumplió”, dijo.

Agregó que este modelo “perverso” se ha extendido y por ello ahora se le puede ver relacionado a factureras y a lavado de dinero, lo que lo vuelve una red muy completa que se ha instaurado en muchos centros laborales.

Por tal motivo, la secretaria se dijo a favor no sólo de la reforma a la Ley Federal del Trabajo, sino también a la del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

También explicó que la dependencia que lidera trabaja en cooperación con el IMSS y la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, para realizar operativos que permitan detectar la subcontratación ilegal.

“Tenemos inspecciones de coordinación conjunta, donde a través de denuncias entra la Secretaría de Trabajo, ha venido identificando una cantidad de irregularidades, empezando por trabajadores informales porque ni siquiera están inscritos en el IMSS”, aseveró.