José Antonio Meade visitó a Andrés Manuel López Obrador. Fue en la casa de quien es el virtual presidente electo de México, no en la de transición, donde se habían dado las reuniones con muchas figuras políticas.

Dijo AMLO que la reunión era porque “nobleza obliga”, y es que resaltó que José Antonio Meade había reconocido los resultados el mismo 1 de julio y le había hablado para desearle lo mejor. Ese acto, dijo AMLO, mostró que Meade es una persona “decente, buena, honorable”.

A muchos seguidores de Andrés Manuel no les gustó que se reuniera con Meade. Escribieron, y con razón, que el ex candidato del PRI había sido ruin en la campaña política, especialmente al atacar e inventar infundios de Nestora Salgado.

José Antonio Meade y Nestora Salgado. Foto: Especial

Sin duda hay razones para que una foto de Meade y AMLO saque ronchas a quienes apoyan a Morena y vivieron intensamente la campaña electoral. Sin embargo, el mensaje fue de reconciliación, no de olvido: a los derrotados en una elección democrática no se les aplasta por haber perdido, sino que se les trata con mínima decencia.

Ahora bien, José Antonio Meade no es un priísta con grupo político ni tampoco es un actor que maneja un poder visible y potente. Es un burócrata transexenal que, evidentemente, ni significa un “pacto con el PRI” ni una forma de “ceder”. El video de AMLO con Meade es una muestra de conciliación y punto.

Esto resulta muy interesante porque, por ejemplo, AMLO no ha mostrado ese mismo trato “conciliador” con Movimiento Ciudadano, a pesar de su video en el que anuncian le darán sus votos en el Congreso, con la condición de que la agenda y sus propuestas sean similares a las suyas.

Es decir, la “reconciliación” y la “unión”, para quienes piensen que eso es ceder en ideología y en espacios de poder, no es así. Es solamente el reconocimiento del otro en el espectro político. No más.

Así pues, la imagen sí, no es muy cómoda, pero el mensaje es claro. Y no debe malinterpretarse ni se debe pensar que esto se está “descarrilando”.

La ausencia

¿Por qué no estuvo presente Ricardo Anaya hoy en la casa de AMLO? ¿Acaso no era el momento adecuado?

El ex candidato presidencial del PAN está como desaparecido. Desde la jornada electoral, solamente ha puesto una foto de él leyendo con su hija. No más.

¿Dónde está Ricardo Anaya? ¿Qué está planeando? ¿A qué le tiene miedo? ¿Qué le han dicho sus adversarios?