El abogado del líder sindical de Pemex (Petróleos Mexicanos)  Carlos Romero Deschamps, y del ex presidente Enrique Peña Nieto, Juan Ramón Collado Mocelo,  movió 120 millones de dólares en 24 cuentas de Andorra, de acuerdo con una investigación de El País publicada este lunes.

El movimiento de esas sumas las hizo entre los años 2006 a  2015 cuando la banca de Andorra era protegida por el secreto bancario, y los titulares de las cuentas bancarias eran sociedades radicadas en las Antillas Holandesas.

Las cuentas de Collado fueron congeladas junto a las del resto de clientes de la Banca Privada d’ Andorra (BPA)  en 2015, cuando el banco fue cerrado por presuntas irregularidades. Posteriormente, la juez andorrana Canòlic Mingorance embargó los fondos del abogado —85,7 millones de euros en 11 cuentas en el momento del bloqueo— por un supuesto delito de blanqueo de capitales.

Enrique Peña Nieto. Foto: Especial

Sin embargo en el 2018, la investigación se archivó de forma provisional  después de que la Fiscalía General de la República,  entonces bajo el Gobierno de Peña Nieto, remitiera a la magistrada varios informes en los que exculpaba a Collado. 

“La justicia de este país europeo no pudo condenar al letrado porque las autoridades mexicanas no acreditaron el origen ilícito de su dinero, una premisa indispensable para sentenciar por blanqueo”, señala el documento citado por El País.

El diario resalta que la figura del no ejercicio de la acción penal fue exactamente la misma que las autoridades mexicanas utilizaron en el caso del gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, quien pudo recuperar los fondos que se habían bloqueado en las cuenta que éste había abierto como representante.

“También en este caso las autoridades andorranas han expresado su malestar por la actitud de la fiscalía mexicana”, acota el impreso ibérico.

El diario destaca que poco después de que Collado recuperara su capital, éste fue detenido por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador el pasado 9 de julio por los presuntos delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada.

Banca Privada d’ Andorra. Foto: Especial.

Sin embargo, las autoridades andorranas se sienten “burlados por los informes de México que exculpaban al letrado. Y por la contradicción que, a su entender, supone la reciente detención del abogado por delitos similares por los que fue investigado en Andorra”.

“La conclusión es que Collado ha perdido la protección que tenía con el anterior presidente”, dijo a El País,  una autoridad andorrana conectada a las pesquisas.

La mayor parte de los 120 millones que circularon por las cuentas andorranas del abogado se nutrieron de traspasos internos (94,4 millones) de 21 sociedades mexicanas con cuenta en la BPA, según la justicia del principado.

El País señala que cuando Collado abrió sus cuentas en Andorra, se sometió a un documento conocido como know your customer (conozca a su cliente, en inglés) —una suerte de tercer grado al que somete la entidad a sus clientes para que expliquen el origen de sus fondos— en el que dijo que preveía colocar  los beneficios de sus empresas: las casas de empeño Prenda Oro y Siglo XXI y su bufete, Collado y Asociados, pero al final aparecieron fondos de  inmobiliarias, constructoras, firmas textiles e informáticas.

El análisis de los movimientos del abogado revela que, a través de transferencias extranjeras, el letrado cobró en Andorra 10,3 millones, a la par de  que Collado tenía una cuenta en Andorra que fue embargada.

Collado adquirió propiedades en Acapulco y Miami y dos aviones de negocios: un Cessna Citation, por el que en 2010 desembolsó 3,2 millones, y un Bombardier Challenger 601, que compró en 2013 por dos millones y cuyo préstamo avaló a través de su sociedad holandesa Constelation Investments CV, según un informe de la policía de Andorra del 24 de marzo de 2017, que bautiza las pesquisas como Operación Jet.

El letrado no figuró solo en sus cuentas de Andorra. Compartió titularidad en una de ellas con su padre, José Ramón Collado Amieva, que falleció el pasado año.

Durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) estuvo al tanto de los malos números de Libertad Servicios Financieros, antes llamada “Caja Libertad“, en cuya presidencia estaba el abogado Juan Collado Mocelo, hoy preso en el Reclusorio Preventivo Norte, acusado de delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Pero las autoridades no la reconvinieron, ni pusieron mayor cuidado en sus operaciones. Por el contrario, el registro de la concesión indefinida que le fue otorgada en 2008, en el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, fue actualizado en 2016 en el Portal de Obligaciones y Transparencia, cuando Jaime González Aguadé era presidente de la CNBV y Luis Videgaray Caso era Secretario de Hacienda y Crédito Público.

Alfredo Del Mazo. Foto: Especial

El 18 de julio, El País reveló que Alfredo del Mazo Maza, Gobernador del Estado de México, escondió una cuenta millonaria.

“El actual Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, ocultó en 2012 una cuenta con 1,5 millones de euros en Andorra, un país blindado entonces por el secreto bancario. El dirigente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que en aquella época era solo Alcalde de Huixquilucan, figuró como “representante” de la sociedad instrumental holandesa Abeodan Corporation, a cuyo nombre se abrió una cuenta en la Banca Privada de Andorra (BPA)”, dicen los documentos de esta entidad financiera a los que ha tenido acceso El País.

“En su declaración de bienes de enero de 2017, Del Mazo omitió su relación con este banco andorrano, la existencia de la sociedad instrumental holandesa, la cuenta millonaria asociada a la misma y una supuesta participación en una empresa mexicana de aparcamientos”, señala el periódico en un reportaje firmado por José María Irujo y Joaquín Gil.

El País indica que “Del Mazo o un representante del político comunicó al banco que sus planes pasaban por transferir al pequeño principado europeo hasta 4.5 millones”.

Del Mazo negó la existencia de la cuenta, pero luego reconoció  que había abierto una en Andorra.

Con información de El País y Sin Embargo