La generación de energías limpias ha sido un tema de debate en recientes días, en el que diversos medios de comunicación y opinólogos han acusado a la Secretaría de Energía y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de oponerse a esa propuesta,  pero nadie recuerda que en el sexenio de Enrique Peña Nieto, la CFE perdió 1,031 millones de pesos, debido a una compra a sobreprecio. 

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) reveló que la empresa productiva del Estado generó un MegaWatt por hora de energía eólica en 386 pesos, mientras que comprarlo le costó 1,440 pesos, 3.6 veces más cara. En esta línea en el periodo de 2014 a 2016 las pérdidas ascendieron a la cantidad de dos mil 600 millones de pesos.

“Se verá obligado, durante la vigencia de los contratos, a adquirir esa energía a precios superiores al costo que para la propia empresa productiva del Estado le representa su generación en centrales eólicas de su propiedad”, señala una de las observaciones de la CFE.

En el 2016, pese a saber los altos costos de compra, la energía adquirida a las empresas externas aumentó a un 87 por ciento. En total  la CFE gastó 3 mil 100 millones de pesos en la compra de electricidad a seis empresas, lo que representa el riesgo de una pérdida de dinero por el lapso de 16 años.

“De no disminuir el diferencial entre el costo de este tipo de energía adquirida obligatoriamente a los productores externos de energía y el precio al que es vendida por la entidad a los usuarios, podría generar a la CFE pérdidas en los próximos 16 años, al no estar vinculado el precio de adquisición de este tipo de energía pactado en los contratos, con el precio de mercado”, dice el dictamen de la ASF.

En 2016, la energía eólica adquirida a los productores externos creció 87.0 por ciento frente a la comprada en 2012, a pesar de que el costo unitario aumentó 57.4 por ciento.