El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) prometió que, al concluir su gobierno, México tendrá un sistema de salud como el de algunos países nórdicos, Inglaterra y Canadá.

Eso lo dijo durante su gira de agradecimiento en el estado de Yucatán el pasado 13 de octubre, donde además ofreció a la población atención médica gratuita y medicinas suficientes sin costo.

Pero, ¿cómo es el sistema de salud al que se refiere López Obrador? Una de las principales características es que países como Suecia, Noruega, Finlandia o Canadá invierten un porcentaje importante de su Producto Interno Bruto (PIB) en el rubro en sus sistemas de salud.

Suecia destina el 11.9% de su PIB; Noruega y Finlandia un 9.7%, y en contraste México invierte un 6.3% para atender a una población que resulta mucho mayor a la de todas esas naciones en su conjunto.

“Esta situación se agrava con el subejercicio y el mal uso de los recursos, presentes en la mayoría de las instituciones. La Auditoría Superior de la Federación (ASF) estima en 20.6% los recursos que podrían estar mal utilizados”, detalla uno de los apartados del Proyecto de Nación 2018-2024 de López Obrador.

Y es que el mandatario electo ha mencionado en varias ocasiones que los gobiernos de los estados se aprovecharon del Seguro Popular para dilapidar y desviar los recursos públicos destinados a este sector.

Tan es así, que el pasado 6 de octubre, el secretario de salud, José Narro Robles, reconoció que al menos 15 estados de la República extraviaron recursos de este sistema de salud pública, y por eso, la dependencia a su cargo interpuso 70 denuncias de carácter penal ante la Procuraduría General de la República.

Se estima que la malversación de recursos durante el gobierno de Enrique Peña Nieto asciende a más de 6 mil millones de pesos, de acuerdo con información que ha recabado la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

“Los políticos, ahora resulta, son los que venden las medicinas, eso se va a acabar”, exclamó Andrés Manuel en aquella gira por Yucatán.

El Seguro Popular, desfalcado en gobierno de EPN. Foto: Presidencia/Cuartoscuro

Una de las propuestas de AMLO es aumentar a 1% el financiamiento público del PIB destinado a salud, e imitar al sistema de Bélgica, cuyos servicios de salud son proporcionados por los sectores privado y público, con énfasis en el fortalecimiento del sector social.

Uno de los distintivos de los sistemas de salud de países nórdicos es su transparencia a la hora de invertir los recursos destinados a la salubridad en la población.

Por ejemplo, el año pasado, Noruega se convirtió en el país más desarrollado del planeta, según el nuevo Índice de Desarrollo Humano (IDH) del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que lo ubicó con un puntaje de 0.949 sobre 1, dejando atrás a pasíes como Australia (0.939), Suiza (0.939), Alemania (0.926) y Dinamarca (0.925), entre otros.

Noruega cuenta con una población de apenas 5.2 millones de habitantes, que en su mayoría profesan la fe luterana, tiene mínimos niveles de corrupción, que lo ubican sexto en el ranking de Transparencia Internacional. Este se debe en parte a la notable estabilidad de su sistema político, una monarquía parlamentaria que funciona y aunque existen dos partidos (uno laborista y otro conservador) los cambios entre una administración y otra no son profundos, ya que la mayor parte de las políticas de estado están consensuadas.

Noruega es un país muy igualitario, con mucha equidad de género, de salarios y social. Eso incrementa el sentimiento de ser parte del mismo barco y de trabajar para propósitos colectivos. Los servicios públicos son muy buenos, lo que facilita que las personas estén dispuestas a pagar impuestos y a contribuir. La gente no tiene que abonar para ir al hospital o a la universidad, sino que todo se paga a través de los impuestos. Además, tenemos un sistema tributario muy redistributivo, que reparte de los ricos a los más necesitados”, contó Tom Christensen, profesor de ciencia política de la Universidad de Oslo, al portal de noticias argentino Infobae.

En Noruega, además, los ciudadanos perciben a sus políticos como personas bien intencionadas, sanas y honestas, sin importar su color partidario.

Por otra parte, en los países nórdicos y europeos se pone énfasis en un sistema preventivo para evitar la propagación de enfermedades crónico degenerativas como la obesidad, el sobrepeso y el cáncer.

México ocupa el primer sitio a nivel internacional en obesidad infantil. Foto: Especial.

La propuesta en materia de salud de AMLO contiene nueve apartados que se encuentran a detalle en su Proyecto de Nación 2018-204 y entre ellas, destaca, la prevención de embarazos en adolescentes, financiamiento, investigación y educación en salud, atención primaria integral a la salud, combate a la corrupción y medicinas al alcance de todos.

“Esto permitirá obtener mejores resultados en salud y en calidad de vida, de tal forma que se logre una cobertura universal, donde los medicamentos y los servicios públicos en consultorios, clínicas y hospitales, desde el primer nivel de atención hasta la medicina especializada, sean accesibles y gratuitos “, menciona el Proyecto de Nación 2018-2024.