El periodista Carlos Marín, uno de los más férreos defensores del prianismo en las últimas décadas, acusó al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell de haber sido “misógino” y fascista al responder a la senadora panista Alejandra Reynoso durante la comparecencia en el Senado.

En su columna en Milenio, tras admitir que el subsecretario de Salud “posee un cierto encanto y goza de simpatía pública”, Marín se lanza en contra de López-Gatell por según él, haber dejado “salir  algo que me causa escalofrío: una mezcla de misoginia con tufo de racismo cerebral y una mísera educación, al emplear argucias de improvisado y pésimo psiquiatra para descalificar a una mujer”.

A Marín le molestó que el subsecretario López Gatell respondiera enfático a la senadora panista Alejandra Reynoso, quien lo acusó de mentiroso y de ocultar la verdad sobre las cifras de muertos y contagios por Covid-19, algo que según ella “genera desconfianza y falta de credibilidad en los mexicanos ante tanta incertidumbre”.

Estas fueron las palabras de López-Gatell dirigidas a la senadora panista, que tanta molestia causaron a Marín:

“Usted —posiblemente, no lo asumo— tiene poca familiaridad con el Sistema Nacional de Salud. Quizá, seguramente, con la salud en general, dado que su campo de experiencia profesional está en las ciencias de la comunicación y en las relaciones exteriores, según tengo entendido. ¿Por qué lo digo? Esto no está usted para saberlo, pero puede ser de interés común. Existe, en la fisiología humana, una serie de funciones que les llamamos las funciones mentales superiores. Estas incluyen, entre otras, el razonamiento, el pensamiento, la conciencia, las emociones, el lenguaje, la memoria, el aprendizaje y la atención. Y la atención viene al inicio de la lista no solamente porque empieza con a, sino porque del funcionamiento de la atención deriva, a veces, la efectividad del desarrollo de las otras funciones. no estoy diciendo que quien no ponga atención carezca de las otras funciones. Lo que estoy diciendo es que quien, por alguna razón voluntaria o involuntaria prefiere no tener atención a ciertos elementos, quizá se le priva de expresar las otras funciones. ¿Por qué lo digo? Porque veo un reto de comunicación —y aquí usted sí es la experta, no yo cuando nos presentamos a una población con distintas perspectivas y con poco deseo de escuchar—, pero siempre estará presente la esperanza de que deseen beneficiarse de información científica que se genera en el país”.

Por esta respuesta, Marín tituló su columna así: “La otra cara de ‘herr’ López-Gatell”.

¿Qué tiene de malo que Marín usara la palabra ‘herr’? Que en alemán, ‘herr’ significa, señor, patrón, amo y jefe.

Pero eso no fue lo peor de todo. Marín cerró su columna con un “¿Heil, heil, heil…?”, un saludo fascista usado por el Partido Nacional Fascista de Italia de Benito Mussolini, el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán de Adolf Hitler y por la Falange Española del dictador Francisco Franco en España.