Gracias al Seguro de Separación Individualizado (SSI), una prestación con la que contaba la alta burocracia hasta la llegada de la 4T, muchos presidentes y funcionarios de alto rango lograron acumular grandes ahorros.

Hoy, varios de esos beneficiados son investigados por la justicia, como Genaro García Luna, preso en Nueva York acusado de conspiración para el narcotráfico, y Rosario Robles, vinculada a proceso en la penal femenil de Santa Martha Acatitla señalada por ejercicio indebido del servicio público.

Entre 2003 y 2008 fue el único periodo en que el García Luna dejó públicas sus declaraciones patrimoniales.

De acuerdo con las cifras públicas, el funcionario habría ahorrado a un ritmo de 536 mil pesos anuales en el SSI, entre el 2003 y 2007.

Genaro García Luna y Felipe Calderón. Foto: Especial

En 2003, tenía en esa cuenta 626 mil 715 pesos, en 2017 alcanzó los 2 millones 771 mil 87 pesos, en 2008 retiró 1 millón 865 mil 771 pesos y se quedó tan sólo con 906 mil 316 pesos y esa fue la última cifra pública dada a conocer.

Por su parte, Rosario Robles sólo hizo público su ahorro en el SSI entre 2015 y 2018.

Rosario Robles. Foto: Especial

En 2015, cuando entregó la administración de la entonces Secretaría de Desarrollo Social tenía 1 millón 115 mil 240 pesos, en 2016 se quedó con 169 mil 835 y, en 2017, registró 187 mil pesos.

En promedio, Robles ahorró 811 mil 345 pesos anuales en el SSI.

Prestación privilegiada

El SSI fue instaurado por el gobierno de Ernesto Zedillo en 1998, para brindar tranquilidad a los funcionarios mexicanos cuando se retiraran o causaran baja por alguna razón.

De acuerdo con el Manual de Percepciones de los Servidores Públicos de las Dependencias y Entidades de la Administración Pública Federal, con este beneficio los funcionarios podían ahorrar el 2, 4, 5 o 10 por ciento de sus percepciones ordinarias brutas mensuales y el gobierno aportaba una cantidad igual.

Finalmente, el plan de austeridad del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador acabó con esta prestación, con la cual, tan sólo en 2017, generó un gasto al erario público de 4 mil 611 millones de pesos.

Gracias a la revisión de la evolución de los ahorros generados en el SSI, según las declaraciones patrimoniales de algunos servidores públicos que gozaron de este beneficio entre 2003 y 2018, se detectaron los millonarios empujes a sus cuentas bancarias.

Según la Ley General de Responsabilidades Administrativas, los funcionarios pueden presentar su patrimonio con datos confidenciales o públicos, es decir, revelar sus ahorros en el SSI era decisión de cada servidor público.

De esa manera, hubo quienes nunca quisieron hacer pública su suma ahorrada, como:

  • Humberto Castillejos Cervantes, ex consejero jurídico de Enrique Peña Nieto entre 2012 y 2017, cuyas cuentas son investigadas por la UIF por supuesta creación de un esquema de extorsión a empresas con cuentas bancarias bajo la sospecha de lavado de dinero.
  • Patricia Flores Elizondo, jefa de la Oficina de la Presidencia entre 2008 y 2010
  • José Eduardo Calzada Rovirosa, secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación entre 2015y 2018
  • Emilio Lozoya Austin, director de Pemex entre 2012 y 2016
  • Jesús Murillo Karam, procurador General de la República entre 2012 y 2015 y secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano en 2015.
  • José Antonio Meade Kuribreña, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (2012-2015), de Desarrollo Social (2015-2016) y de la SHCP (2016-2017)

Por su parte, Luis Videgaray Caso, quien durante el gobierno de Peña se desempeñó como titular de la SHCP y luego de la Secretaría de Relaciones Exteriores, además de Salvador Cienfuegos Zepeda, titular de la Defensa Nacional, rechazaron ese beneficio y no se llevaron ningún peso en esa cuenta.