Entre Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto aproximadamente seis millones de personas se quedaron sin empleo digno, esto es lo que revelan datos del colectivo Acción Ciudadana Frente a la Pobreza. 

Lo irónico del asunto, es que Felipe Calderón se hizo llamar a sí mismo, el ‘presidente del empleo’. Al inicio de su mandato había anunciado la creación de 6 millones de empleos y , sólo consiguió crear 2 millones 217 mil empleos, lo que representa un tercio de su meta.

Y no sólo no cumplió, sino que además —junto con Peña Nieto— dejó a otras seis millones de personas sin empleo digno, esto significa que deben laborar jornadas superiores a las 48 horas semanales, y aun así, su ingreso es insuficiente para adquirir una canasta básica. Por si fuera poco, no cuentan con afiliación a la seguridad social y contrato estable.

Imagen de campaña de Felipe Calderón. Foto: Especial.

A finales del 2006 —cuando Calderón asumió el poder— el total de personas sin empleo digno eran 19.7 millones en esa condición y para 2018 —a finales de sexenio de Peña Nieto— ya eran 25.6 millones.

En el evento en el que se dio a conocer esta información, también acudieron Gonzalo Hernández Licona, Director del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y Manuel García Urrutia, titular de la Unidad de Capacitación de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), quienes manifestaron su intención de contrarrestar esta situación.

Licona dijo que para muchas personas su fuente de riqueza es el ‘capital humano’, a diferencia de otras que poseen activos en tierras o propiedades, por lo que es necesario de dotarles de un trabajo útil.

Por otro lado, el representante de Coneval comentó que la carencia por acceso a la seguridad social es de 58 por ciento. En tanto, el representante de la STPS reconoció que las leyes impulsadas por los gobiernos anteriores generan pobreza y desigualdad.

Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto se saludan durante la conmemoración de 70 años del ITAM.

Dijo que en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) existen compromisos para superar esa situación.

“Hay una vía formal, a través del PND con estrategias que es el Desarrollo Económico en el que se habla de la inclusión de jóvenes, pero hemos vivido la simulación por lo que hay que generar diálogos muy abiertos”, señaló.

Otra de las problemas que detectó el colectivo, es que ha aumentado que la informalización forzada, que es aquella en la que una persona trabaja para un empleador pero sin afiliación al seguro social. A finales de 2018 se registraron 14.6 millones de personas en esa condición, 4 millones más que en 2006.