El ex dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, solicitó un amparo y protección de la justicia para evitar ser aprehendido por la Fiscalía General de la República o la Fiscalía Estatal de Chihuahua, las cuales llevan a cabo investigaciones en torno al ex gobernador de esa entidad, César Duarte, y la presunta triangulación de recursos públicos que operó hacia campañas del PRI.

“Es la solicitud de un amparo, que desde luego él tiene derecho a solicitar, y a que se le otorgue, si es el caso, por parte de la autoridad por el asunto de Chihuahua, lo que viene de la investigación contra (César) Duarte”, dijo durante su conferencia matutina de este jueves.

De acuerdo con el diario Reforma, el también ex dirigente nacional del PRI solicitó el amparo de protección contra cualquier orden de aprehensión en su contra el pasado 23 de julio a la juez cuarto de Distrito en Amparo Penal en la CDMX, María Dolores Núñez Solorio.

Tras aceptar el juicio de amparo, la juez Nuñez solicitó a 89 funcionarios y dependencias federales y estatales información sobre alguna orden de aprehensión o comparecencia existente contra Beltrones.

El presidente Enrique Peña Nieto y el diputado Manlio Fabio Beltrones en 2012. Foto: Tomás Bravo/ Reuters.

Sin embargo, el 14 de noviembre el amparo fue desechado debido a que los funcionarios informaron a la juez de Distrito que hasta ahora no existe ninguna orden de aprehensión contra el priista.

El presidente López Obrador señaló que se llevan a cabo todas las indagatorias necesarias y que Beltrones Rivera está en su derecho de tramitar cualquier recurso legal para defenderse. Los reporteros le preguntaron si la investigación tenía un tinte político y esto fue lo que respondió:

“Mire, todo es político, acuérdese que es la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, todo es político. El que dice que no es político no sabe lo que realmente dice, el que incluso se jacta de ser analfabeta político no sabe lo que está diciendo”.

El diario Reforma reveló que el ex senador ha sido señalado por testigos protegidos en las investigaciones relacionadas con los desvíos de 250 millones de pesos que, en el sexenio de Enrique Peña Nieto, el gobierno federal transfirió a Chihuahua, durante la gestión del ex gobernador César Duarte, y que luego fueron abonados al PRI para financiar campañas electorales en 2016.

Según el diario, la transferencia de recursos habría sido avalada y supervisada por el ex secretario de Hacienda Luis Videgaray.

Tan sólo la Auditoría del Estado de Chihuahua, ha cuantificado desvíos de más de 6 mil millones de pesos, mientras que las órdenes de aprehensión que están vigentes contra César Duarte y su presunta red documentaron más de mil 200 millones de pesos, además de que se le han incautado inmuebles con valor aproximado de 500 millones, con ranchos de más de 100 mil hectáreas.