De noviembre de 2018 a febrero de 2019, la aprobación del Presidente Andrés Manuel López Obrador aumentó en 4.5 por ciento entre los mexicanos, de acuerdo con una encuesta de Consulta Mitofsky para El Economista.

El ejercicio, titulado “Andrés Manuel López Obrador. Primer trimestre de Gobierno”, refleja que el Presidente logró subir de 62.6 por ciento a 67.1 por ciento su aceptación, éste último resultado a pocos días de cumplirse los tres meses de su gobierno.

De los más recientes presidentes de México, únicamente Ernesto Zedillo había logrado incrementar su aprobación en el arranque de su gobierno, al ir de 32.3 por ciento en diciembre de 1994, a 42 por ciento en 1995. Sin embargo, meses después sufrió un fuerte descenso en su popularidad.

Los ciudadanos que revelaron su opinión para la encuesta de Mitofsky indicaron que su percepción de la seguridad, la economía y la situación del país habían mejorado.

En febrero de 2017, por ejemplo, sólo el 16 por ciento de la población opinaba que la seguridad de México mejoraba, cifra que para febrero de este año aumento a 36 por ciento.

En la cuestión económica, en ese mismo periodo la percepción pasó de 18 a 46 por ciento.

Al cuestionarles su opinión sobre las medidas de gobierno, la que mejores resultados obtuvo fue la de quitar las pensiones a los ex presidentes, mientras que la más reprobada fue la decisión de cancelar el aeropuerto de Texcoco.

Mayor aprobación en el norte

Los resultados de la encuesta arrojaron que el Presidente tiene mayor aprobación en las regiones noreste y centro del país, a diferencia del occidente, donde su aprobación es más baja.

Esto puede deberse a que estados como Jalisco, Michoacán, Guanajuato y Aguascalientes fueron también las más afectadas directamente por el desabasto de gasolina, debido al combate al huachicol o por el bloqueo de trenes.