El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, confirmó esta tarde que un grupo armado y encapuchado interceptó el autobús número 9596 de la empresa Transpaís y se llevó a 19 pasajeros, de acuerdo con las declaraciones de José Ángel Rivera García, chofer de la unidad, ante las autoridades judiciales del Tamaulipas.

El incidente ocurrió a las 12:55 horas, en el kilómetro 79 de la carretera Matamoros-Reynosa, a la altura del ejido Palos Blancos, en el municipio de San Fernando, donde cuatro vehículos le dieron alcance al autobús de pasajeros y lo interceptaron.

Cuatro hombres con armas largas bajaron de las unidades, obligaron al chofer a abrir las puertas, subieron al camión y bajaron a 19 personas sin seleccionar a los pasajeros.

Sin embargo, Durazo Montaño dijo que hay otra declaración ante la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, en la que el operador señala que fueron 25 personas a las que se llevaron.

Durazo dijo que de acuerdo con el conductor, los sujetos encapuchados tenían una lista con los nombres de las personas que se llevaron, lo que hace suponer a las autoridades que se trata de algún grupo delictivo que presta servicios para ayudar a pasar la frontera a los indocumentados y llevarlos a Estados Unidos.

Alfonso Durazo. Foto: Especial

Hasta el momento, dijo el funcionario federal en conferencia de prensa, los servicios de inteligencia de Nicaragua, Honduras y El Salvador señalan que no tienen ninguna denuncia oficial por la desaparición, secuestro o privación de la libertad de indocumentados en la frontera de Tamaulipas.

Asimismo, subrayó que en ningún momento el autobús donde viajaban las personas desaparecidas fue escoltado por elementos de la Policía Federal pues el aviso sobre este suceso se refirió a las 14:05 horas, más de una hora después de haber ocurrido.

Expuso que a partir de la notificación a unidades de auxilio carretero se efectuaron recorridos de vigilancia de carácter disuasivo en el tramo señalado, en coordinación con autoridades estatales.

Durazo Montaño apuntó que la ausencia de violencia minimiza el riesgo de las personas sustraídas del autobús y refuerza la hipótesis de que fueron llevados por un grupo de tratantes de personas, previamente contratados.

Afirmó que hasta el momento la calidad jurídica de las personas es de desaparecidas y afirmó que se están solucionando las discrepancias entre los datos con los que cuenta la autoridad federal y la Procuraduría de Justicia estatal.

Sobre la hipótesis de que las personas podrían ser migrantes, apuntó que no formaban parte de ninguna caravana y hasta el momento ningún país o consultado, incluyendo Estados Unidos, tiene un reporte de secuestro.

El gobierno federal estableció un operativo de búsqueda de por lo menos 19 personas que el jueves pasado desaparecieron cuando viajaban en un autobús en San Fernando, Tamaulipas, afirmó el vocero Jesús Ramírez Cuevas.

Hasta el momento no tiene datos exactos sobre el número y la nacionalidad de dichas personas. La búsqueda constituye un desafío al gobierno del presidente López Obrador, toda vez que no había ocurrido un caso similar en mucho tiempo, señaló en entrevista con la periodista Azucena Uresti en Milenio Televisión

Reconoció que la situación en esa entidad es compleja y que llevará su tiempo solucionarla, pues “tienes a grupos delincuenciales armados hasta los dientes con armas de guerra”, por lo que no será tarea sencilla tomar el control.

Sin embargo, aseguró que se registra una reducción de la violencia gracias a operativos focalizados en la frontera para poner en práctica un nuevo modelo de seguridad, particularmente en Reynosa y Nuevo Laredo, pero el problema es más complejo y llevará su tiempo, insistió.

Por su parte el vocero Ramírez Cuevas destacó que una de las prioridades del gobierno federal será la seguridad, por lo que la Guardia Nacional se encargará de proteger a la población, y con ello la estrategia contra ese problema será distinta a la instrumentada por las administraciones pasadas.

La idea, añadió, es no provocar más violencia, por lo que el objetivo de proteger a la gente es completamente diferente a la llamada guerra contra el narco.

“La principal preocupación de la gente es la seguridad… garantizarla viene a ser la principal demanda. Con la aprobación de la Guardia Nacional se establecerá una estrategia nacional”, enfatizó.

Con información de Notimex.