Por: Redacción (@revistapolemon)

19 de julio 2018.- Dos semanas antes de que se llevaran a cabo las elecciones presidenciales, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP) aumentó los salarios de la alta burocracia federal, desde el Presidente de la República hasta el personal de enlace.

Este incremento se dio en plena época de campañas electorales y no se hizo público ni se explicó el impacto que tendría en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2018 aprobado por el Congreso. También sucedió en medio de las quejas que los contribuyentes hacían por no haber recibido la devolución de impuestos que debió hacerse en abril.

La autorización entró en vigor desde la segunda quincena de junio y algunos funcionarios del gobierno federal confirmaron que desde esa fecha les entregaron el pago retroactivo, que apareció en sus recibos de nómina.

El 13 de junio pasado, la Secretaría de Hacienda notificó a los oficiales mayores de las dependencias de la administración pública federal, a través del oficio número 307-A-1665, el “Tabulador de sueldos y salarios brutos del Presidente de la República y de los servidores públicos de mando y enlace de las dependencias y sus equivalentes en las entidades”, además del “Catálogo general de puestos y tabulador de sueldos y salarios brutos de la administración pública centralizada, niveles de transición”, con vigencia al primero de enero del 2018.

El propósito del documento es informar sobre los nuevos salarios y describir a las dependencias la ruta con la que se gestionará la adecuación presupuestaria con la intención de “hacerlos efectivos”, aunque no se detalla la partida del presupuesto que justifica el ajuste.

También explica a las dependencias cómo debe gestionarse en el sistema de cómputo “la adecuación presupuestaria” y el trámite de la emisión de memoria de cálculo correspondiente al incremento.

Según el Censo Nacional de Gobierno Federal 2017 realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el personal en las instituciones de la administración pública supera el millón 567 mil 381 trabajadores, pero de esos, sólo 317 mil 879 son de confianza, es decir, que sólo ellos fueron beneficiaros a este ajuste.

Las nuevas actualizaciones al límite de ingreso de las dependencias y entidades federales son distintos a las que aprobó el Congreso en el PEF del 2018, por lo que, por ejemplo, el salario mensual autorizado para el Presidente aumentó de 209 mil 967 pesos a 222 mil 261, de los cuales 43 mil 441 pesos corresponden a sueldo base y 178 mil 819 a las compensaciones.

Para los secretarios de Estado, el sueldo base mensual asciende a 34 mil 967, con compensaciones de 183 mil 619, por lo que al mes reciben 218 mil 586 pesos. Con el nuevo aumento salarial aprobado, cada uno recibirá mensualmente 17 mil 298 pesos más.

Por su parte, los subsecretarios recibieron un incremento de 17 mil 265 pesos al mes, por lo que ahora su salario total es de 217 mil 257 pesos, de los cuales 27 mil 352 pesos son de sueldo base y 189 mil 905 pesos corresponden a las compensaciones.

Los oficiales mayores recibieron un aumento de 15 mil 676 pesos, por lo que ahora perciben 206 mil 980 pesos, con un salario base de 25 mil 220 pesos más 181 mil 759 pesos de compensaciones.

Los jefes de unidad tienen ahora un salario de 204 mil 436, tras el incremento de 7 mil 734 pesos. Su sueldo base es de 22 mil 471 pesos y sus compensaciones son de 181 mil 984 pesos.

Los directores y coordinadores generales reciben ahora 207 mil pesos mensuales, pues se incrementó 17 mil 471 pesos su salario. Mientras tanto, los directores generales adjuntos reciben ahora 161 mil 681 pesos al mes, lo que significa 7 mil 767 pesos más.

El salario para cada puesto no sólo depende de los tabuladores de la SHCP, sino de los límites que cada dependencia utiliza, por lo que los aumentos se someten a esas variables. Además, los anexos del oficio establecen que “En el importe del sueldo base bruto no están incluidas la prima vacacional y prestaciones económicas, por lo que deberán calcularse y ser otorgadas en razón de lo estipulado en el manual de percepciones 2018”.