Por: Redacción (@RevistaPolemon)

En 2013, Ricardo Anaya era diputado del PAN y pedía determinación a sus correligionarios para aprobar la Ley General del Servicio Profesional Docente, que fue la normatividad derivada de la reforma educativa aprobada en diciembre 2012.

Esta ley, que en realidad ha sido la que ha mancillado los derechos de los trabajadores de la educación, se aprobó no solamente cuando Anaya era diputado, sino cuando él era el presidente de la cámara de Diputados.

Para lograr el objetivo de aprobar la ley, Anaya convocó el domingo 1 de septiembre a una sesión ¡a las 8 de la noche! Esto para impedir que los maestros protestaran.

Ricardo Anaya cuando era presidente del Congreso de la Unión. Foto: Especial

Minutos después de haber aprobado la ley de la Reforma educativa, Anaya se vanagloriaba de ello, y le decía en esa época a Carlos Loret:

“Resultados y determinación, que es lo que México en estos momentos necesita. Por eso el día de ayer, mi primera decisión como presidente de la Cámara de diputados fue convocar de inmediato a sesión a las 8 de la noche para iniciar la discusión, la votación y la aprobación de esta ley de servicio profesional docente. A México le urgía la evaluación en materia educativa. Los padres de familia tienen derecho a saber que sus hijos tienen maestros bien preparados”.

Hoy, como candidato, Ricardo Anaya prometió que, de llegar a ser presidente de México, revisará la reforma educativa, la ley que él mismo aprobó y de la cual fue impulsor. Esto, dijo Anaya, porque dicha ley “ha sido un desastre y ha sido un agravio para las maestras y los maestros de nuestro país”.

Ricardo Anaya cuando era presidente del Congreso de la Unión. Foto: Especial

Sin embargo, se le olvidó mencionar en el mitin que él fue uno de los impulsores de la citada normativa.

Cabe resaltar que Andrés Manuel López Obrador ha sido, desde 2012, un duro crítico de la reforma educativa, y ha sido el único candidato presidencial que ha prometido que, de llegar a la presidencia de la República, revisará y modificará la reforma educativa porque vulnera los derechos de los profesores.