Dos de los más importantes proyectos que traerá el gobierno de Andrés Manuel López Obrador son la rehabilitación de las refinerías y la construcción de un tren turístico en el suereste, con el objetivo de detonar la economía en nuestro país.

La próxima secretaría de Energía, Rocío Nahle García, adelantó que los trabajos de rehabilitación de las refinerías comenzarán a partir del próximo 1 de diciembre, y que estiman que tarde aproximadamente siete meses.

“Pensamos que rehabilitar las tres refinerías nos llevará siete meses, han estado prácticamente abandonadas porque no se le ha dado el mantenimiento necesario, han estado ahí, un caso dramático es la de Salina Cruz, que se inundó, se incendió y nunca se le dio el mantenimiento necesario”, dijo Nahle.

De las seis refinerías con las que cuenta Petróleos Mexicanos (Pemex), ubicadas en Cadereyta (Nuevo León), Madero (Tamaulipas), Minatitlán (Veracruz), Salamanca (Guanajuato), Tula (Hidalgo) y Salina Cruz (Oaxaca), tres se encuentran operando al 50 por ciento o menos de su capacidad.

Nahle recalcó la importancia de que las refinerías trabajen con más carga, más petróleo y se empiece a procesar en mayores cantidades. Además dijo estar a favor de que sigan las exploraciones petroleras, pues es necesario tener una base de extracción para refinar, darle valor agregado y poder abastecer el mercado interno de gasolina.

También dijo que no se echará abajo la Reforma Energética, indicando que se iba a “trabajar con lo que tenemos y no regresarnos, Pemex va a participar y participará en el libre mercado con las demás empresas”.

Sobre la construcción de las nuevas refinerías, aclaró que está trabajando con el Instituto Mexicano del Petróleo para determinar “de manera rapidísima” la capacidad de las refinerías, y establecer si es mejor hacer una grande o dos más pequeñas.

También recalcó la importancia de avanzar hacia energías renovables, especialmente en las zonas rurales.

Por otra parte, el próximo secretario de Turismo, Miguel Torruco Marqués, indicó que el nuevo Gobierno trabajará en tres líneas de acción fundamentales para el sector, las cuales se enfocarán en la construcción del tren turístico del sureste, la consolidación de lo que ya existe en las 134 plazas de vocación turística y la diversificación de los mercados.

“El tren turístico del sureste provocará un buen desarrollo de la Península de Yucatán. Éste tendrá lista su primera fase en los primeros cuatro años”, dijo en una conferencia de prensa hace unas semanas tras reunirse con representantes de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicio y Turismo (Concanaco-Servytur).

Según la Organización Mundial de Turismo (OMT), México es el octavo país más turístico, con 35 millones de viajeros internacionales registrados en 2016. No obstante, la violencia y los sismos del pasado septiembre ocasionaron que ésta actividad económica cayera en el tercer trimestre del 2017.

Torruco ha dicho que el nuevo Gobierno se consolidará con lo existente y que no planean “obras faraónicas”, sino el refuerzo de lo que ya se tiene y la diversificación de mercados. Además añadió que los esfuerzos se concentrarán en aumentar las divisas captadas, y no en aumentar el turismo.

También explicó que los programas que serán implementados para lograr ser una potencia mundial son los que ya se han probado con éxito en la capital, como la operación “toca puertas”, como se hizo en la Ciudad de México, que consiste en ir a los países emisores de turismo, promotores, aerolíneas, entre otros.

Mencionó que esto se hará de manera regional, empezando por la zona de Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Tabasco y Chiapas, para posteriormente dar pie a los viajes de familiarización. Recordó que esta estrategia dio excelentes resultados en los primeros cuatro años de haberse lanzado en la capital del país.