El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y el de Estados Unidos, Donald Trump, conversaron recientemente para comprometerse a crear una “zona de prosperidad” en el sur de nuestro país y en Centroamérica -particularmente en El Salvador, Guatemala y Honduras-, según indicó el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

Pero, ¿en qué consiste este convenio?

De acuerdo con el vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos, Robert Palladino, México y Estados Unidos tienen “la intención de adoptar un enfoque holístico y coordinado para frenar la migración ilegal”.

En su cuenta de Twitter escribió:

“Hoy anunciamos nuestro compromiso de promover una América Central y un sur de México seguros y más prósperos mejorando la seguridad, la gobernanza y la prosperidad económica”.

También explicó que, si se identifican proyectos comercialmente viables en el sur de México y el triángulo del norte, Estados Unidos se compromete a aumentar la canalización de proyectos hacia The Overseas Private Investment Corporation, una agencia gubernamental de ese país que ayuda a las empresas nacionales a invertir en mercados emergentes.

“También revisaremos los mecanismos y herramientas de financiación disponibles, incluidos el sector privado, los bancos multilaterales y los socios regionales”, agregó.

Por su parte, Marcelo Ebrard también anunció una reunión prevista para enero de 2019 en la que buscarán acordar un marco estratégico de cooperación en Centroamérica y así abordar las causas fundamentales de la migración.

“México y los Estados Unidos fortalecerán la colaboración con el sector privado y las instituciones de desarrollo para ampliar la infraestructura y generar oportunidades de empleo en el sur de México. El Gobierno de México ha anunciado el mayor compromiso de desarrollo en décadas en el sur, el cual incluye 25 mi millones de dólares por los siguientes cinco años. Los Estados Unidos, por su parte, a través de la Corporación de Inversión Privada en el Exterior (OPIC), estará enfocado en aumentar la inversión privada y pública en México totalizando 4.8 millones de dólares, incluyendo 2 mil millones para proyectos apropiados en el sur de México. Estados Unidos buscará aprovechar la inversión pública y privada en México y explorarán así opciones de mayor inversión en el diálogo con el gobierno de México”, dijo Ebrard.

Agregó que esa declaración es un indicador de la importancia que ambos países otorgan a la relación bilateral y que el espíritu de cooperación entre ellos es fuerte en cuanto a sus vínculos institucionales, económicos, familiares y culturales que los unen.

“México y los Estados Unidos hoy se comprometen a fortalecer y ampliar nuestra cooperación bilateral para fomentar el desarrollo económico y aumentar la inversión en el sur de México y Centroamérica para crear una zona de prosperidad. Ambos países reconocen los fuertes vínculos entre el crecimiento económico en el sur de México y el éxito de la promoción de la prosperidad, el buen gobierno y la seguridad en Centroamérica”, explicó.

Con este Plan de Desarrollo Integral, México y Estados Unidos liderarán el trabajo con socios regionales e internacionales para construir una Centroamérica más próspera y segura y así, abordar las causas subyacentes de la migración con el objetivo de que los ciudadanos puedan construir mejores vidas para ellos y sus familias en casa.

Para ello, Estados Unidos se comprometió a otorgar un total de 5.8 mil millones de dólares para reformas institucionales y desarrollo económico en el Triángulo del Norte, por medio de fuentes privadas y públicas.

Además, México y Estados Unidos trabajaran de manera conjunta con el sector privado de ambos países, así como con los bancos multilaterales de desarrollo para promover la inversión  y el desarrollo económico en el Triángulo del Norte.

También se aprovecharán los recursos de las capacidades de financiamiento para el desarrollo internacional de México y Estados Unidos para orientar mejor las inversiones en la región.

En la reunión que se realizará en enero, México y Estados Unidos establecerán un grupo de trabajo de alto nivel para facilitar el diseño y la implementación de un marco estratégico y para monitorear el progreso en el avance de los objetivos comunes.

“México y los Estados Unidos convocarán a una cumbre empresarial en el primer trimestre de 2019 con la participación de una amplia gama de representantes del sector privado estadounidense, mexicano e internacional para así explorar y aumentar las oportunidades de inversión y de negocios en México con un enfoque especial en el sur y el Triángulo del Norte”, indicó Ebrard.

Mientras tanto, López Obrador ha anunciado que en una de las conversaciones que ha sostenido con Trump, volvieron a tratar la posibilidad de dar “un siguiente paso: el que nos pongamos de acuerdo para inversiones conjuntas entre México, Canadá y Estados Unidos y se pueda invertir para el desarrollo de los pueblos de Centroamérica, de México, para enfrentar de esta manera, con desarrollo y empleo, el fenómeno migratorio”.