La crisis de la Comisión Federal de Electricidad (CFE)  es equiparable a la de Petróleos Mexicanos (Pemex). Así lo ha venido diciendo una y otra vez el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Tal cómo ocurrió con la petrolera, el Gobierno de Enrique Peña Nieto autorizó contratos a empresas particulares sin que cumplieran con estos.

Durante sus conferencias matutinas, el mandatario ha informado que la CFE pagó en 2018 más de cinco mil millones de pesos por siete gasoductos para alimentar termoeléctricas, y al día de hoy están parados a pesar de que se les sigue pagando a las empresas responsables de hacerlos.  Por eso, advirtió que de no renegociarse, llegarán a 16 mil millones en el presente año.

AMLO ha dicho que uno de esos consorcios promovió un recurso legal  precisamente porque está inconforme con la decisión de su gobierno de abrir una renegociación. López Obrador no mencionó el nombre de dicha empresa, sin embargo dijo que ha puesto como argumento que el anterior secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, estaba de acuerdo con continuar los contratos sin ninguna modificación.

“Una de las empresas presenta una demanda estando en el diálogo y la demanda se apoya en la declaración que le hizo a (la revista) Proceso Carlos Urzúa, es decir, utilizan esa declaración a favor de la causa de la empresa”, reprochó el mandatario. 

López Obrador no proporcionó el nombre de la firma, pero el área de Comunicación de la Presidencia de la República confirmó que se trata de TransCanada, quien reclama el pago de 250 millones de dólares por parte de la CFE.

Las empresas que tienen detenidos los gasoductos fueron identificadas por el titular de la empresa eléctrica del Estado, Manuel Bartlett Díaz. Se trata de Grupo Carso, del magnate Carlos Slim, así como de las trasnacionales IEnova, cuyo presidente en México es Carlos Ruiz Sacristán y TransCanada, que ganaron licitaciones en el sexenio de Peña Nieto, apenas fue aprobada la Reforma Energética.

López Obrador ha calificado esos contratos de “leoninos” pues aun cuando las obras están paradas, existe una cláusula que establece que se les siga pagando sin que los consorcios tengan la obligación de abastecer de gas, por el orden de 21 mil millones de pesos en el mediano plazo.

“Hay una negociación, porque según nosotros se abusó en unos contratos de construcción de los gasoductos —ya hemos hablado de este tema— según nosotros, se abusó —ya no hablemos de la legalidad—, porque ni quiera los contratos fueron firmados por los consejos de administración o por el Consejo de Administración de la Comisión Federal de Electricidad, es más ni siquiera lo firmó el director de la Comisión Federal de Electricidad, fueron funcionarios menores, que también no deben de ser chivos expiatorios, porque a ellos se les ordenó firmar esos contratos. Bueno, estamos ahora buscando un acuerdo, porque las tarifas que quieren cobrarle a la Comisión Federal de Electricidad, están por las nubes”, comentó López Obrador.

Los gasoductos sin terminar a los que se refirió el presidente son Tuxpan-Tula; Tula-Vila de Reyes; Samalayuca-Sásabe; Guaymas-El Oro; La Laguna-Aguascalientes; Villa de Reyes-Guadalajara y Texas-Tuxpan.

Durante una de sus ‘mañaneras’, AMLO sostuvo que los anteriores gobiernos dejaron de invertir en la generación de energía, para beneficiar los contratos de abasto con particulares, impactando así la tarifa eléctrica que ahora es superior a la de Estados Unidos cuando antes no era así.

Para muestra, señaló que  60 hidroeléctricas, llevan más de 40 años sin renovarse y utilizan las mismas turbinas que cuando fueron construidas, algunas desde el sexenio de Adolfo López Mateos.

Gasoductos de CFE. Foto: Especial.

López Obrador dijo que buscan convencer a las empresas para que de forma voluntaria acepten una reestructuración de los contratos, y que se pueda iniciar así, un proceso de modernización de la CFE. 

“Lo que estamos buscando al dar a conocer toda esta información es que se logre en el marco de la ley, una reestructuración de acuerdos y de compromisos de manera voluntaria. Estamos exhortando a las empresas que tienen acuerdos con la CFE para que conjuntamente celebremos un convenio, se revisen contratos y sobretodo se haga el acuerdo de que no van a aumentar los precios de la energía eléctrica”, concluyó el mandatario.