Es muy interesante la forma en cómo, sin ser presidente aún, Andrés Manuel está cumpliendo ya la función de mandatario mexicano.

Ayer se firmó un acuerdo bilateral entre Estados Unidos y México en materia de comercio. En eso quedó, o está quedando hasta ahora, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Dicho acuerdo se llevó a cabo, en parte, porque estuvo ahí Jesús Seade, representante de Andrés Manuel.

Este acuerdo, que formalmente se da en la administración de Enrique Peña Nieto, en realidad es una acción ya de la nueva administración. Y esto se nota porque, entre muchos de los elementos que contiene el nuevo acuerdo, se establece que a los trabajadores mexicanos se les debe pagar de forma más justa.

Jesús Seade. Foto: Roberto Hernández/El Sol de México

Eso ya es un cambio en la forma de entender el libre comercio, y por ende es una cuestión que debe relacionarse con las gestiones de Seade y, por ende, de Andrés Manuel.

Hoy AMLO se reunió con Jimmy Morales, el presidente de Guatemala. Fue un encuentro en la Universidad Autónoma de Chiapas, y parecía una reunión entre dos presidentes, pero hay que recordarlo: AMLO aún no es presidente.

Lo que indican todas estas acciones es que, Andrés Manuel, aunque no esté formalmente gobernando aún, ya lo está haciendo en los hechos.

El Presidente electo Andrés Manuel López Obrador con Jimmy Morales, Presidente de Guatemala. Foto: Especial

Ahora bien, ¿por qué se nota tanto la Presidencia de AMLO? Alguien podría decir que es “lo normal”, pues él será el próximo mandatario. Sí, en parte hay algo de razón en ello: es “normal”. Sin embargo, la presencia de AMLO es tan fuerte porque Enrique Peña Nieto es un presidente gris, que será más conocido por sus actos de corrupción que por acciones que haya emprendido por el bienestar de la gente.

Por eso es tan fuerte y consistente la presencia de AMLO.

Y por eso, aunque no esté gobernando aún, ya lo está haciendo.