Ni apostar a la guerra ni continuar con el exterminio. Son dos de los 8 compromisos que Andrés Manuel López Obrador se comprometió a cumplir durante su mandato como Presidente de México.

Al cierre del proceso de Consulta para la Pacificación y la Reconciliación Nacional, el Presidente electo indicó que su gobierno no ordenará acciones de “violencia extrema” en contra de la población y dejó en claro que en México los jefes de Estado son los principales responsables de la violencia, por ese motivo condenó “echarle la culpa siempre a los de abajo, a los que reciben órdenes”.

“No apostaremos a la guerra, el gobierno se compromete a eso. Esto implica no optar por el exterminio de los seres humanos, el que no haya masacres en nuestro país, el que podamos garantizar la paz sin el uso extremo de la fuerza” expresó López Obrador.

Desde el Archivo General de la Nación que hace algunos años era conocido como la cárcel de Lecumberri, el Presidente electo expuso que bajo el concepto del “amor al prójimo” y con el fin de evitar más “derramamientos de sangre”, delineó los ocho compromisos de su gobierno para conseguir la paz en México:

1.- No tener una política de guerra.

2.- Atender las causas sociales que provocan la violencia.

3.-Respeto a los derechos humanos.

4.- Atención a víctimas.

5.- Conocer la verdad sobre casos sensibles como Ayotzinapa.

6.- Crear un instrumento legal para dar libertad a los presos políticos.

7.- Observadores permanentes externos como organizaciones civiles y la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

8.- La creación de un Consejo Nacional para la paz.

AMLO prometió terminar con el modelo económico neoliberal, una de las principales causas de la violencia, y se comprometió a fomentar la cultura de los derechos humanos en la policía y el Ejército, también a reforzar la atención a las víctimas, instalar comisiones de la verdad y justicia, liberar a los presos políticos y abrir las puertas de su gobierno a la sociedad civil y organismos internacionales.

Entre líneas, envió un mensaje al gobierno de Estados Unidos, al reiterar que cambiará la política de combate a las drogas: “Somos independientes, sólo tenemos como amos al pueblo de México. Vamos a actuar sin subordinarnos a ningún gobierno”.

López Obrador también manifestó que la comisión de la verdad sobre la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa llegará “al fondo” del caso y rechazó que al hacer esto la imagen del Ejército pueda debilitarse, sino al contrario, su pronóstico es que saldrá fortalecida.

Sobre la designación de Rafael Ojeda como secretario de Marina y Luis Sandoval como secretario de Defensa Nacional, AMLO reveló que antes de tomar la decisión pidió una investigación a la Comisión Nacional de Derechos Humanos para evitar que ambos titulares de las Fuerzas Armadas estuvieran señalados por violaciones de garantías.

“Voy a confesarles algo aquí, pero bueno, ya ven como soy, siempre digo lo que pienso. Antes de decidir quién iba a ser el Secretario de la Defensa y el nuevo Secretario de Marina, pedí una investigación, muchas indagatorias (…) cuando recibí la información del comportamiento de todos los generales en activo y de los almirantes en activo, ya decidí quién iba a ser”.