Los empresarios mexicanos que están afiliados a la Coparmex (Confederación Patronal de la República Mexicana), el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la Confederación de Cámaras Industriales (CONCAMIN), el Consejo Mexicano de Negocios y otros organismos empresariales, siguen sin asimilar la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco.

Dijeron que la decisión tomada por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, “envía un mensaje grave de incertidumbre a los mercados y a los inversionistas”.

Más aún, el director general del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), Federico Patiño, anunció que las obras en Texcoco continuarán hasta el próximo 30 de noviembre cuando finaliza la administración del presidente Enrique Peña Nieto, porque tienen contratos vigentes y hasta el momento no se les ha informado nada.

Juan Pablo Castañón, junto al presidente Enrique Peña Nieto. Foto: Especial.

Los empresarios ofrecieron su rueda de prensa unas horas después de que López Obrador anunció por la mañana su decisión de “obedecer el mandato de los ciudadanos”, y construir dos pistas en el aeropuerto militar de Santa Lucía; mejorar el actual Aeropuerto de la Ciudad de México y reactivar el aeropuerto de Toluca.

“Queremos hacer pública nuestra posición. La decisión del presidente electo de cancelar la obra del NAIM en Texcoco e iniciar los estudios para construir en Santa Lucía envía un mensaje grave de incertidumbre a los mercados, inversionistas y a todos los mexicanos”, dijo Juan Pablo Castañón Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Los empresarios reiteraron su rechazo a la Consulta Ciudadana y dijeron que ésta no debe ser vinculante porque no respetó la Ley.

Castañón dijo que la consulta no es representativa y tampoco “seria” porque hubo encuestas que mostraban la preferencia d los ciudadanos por Texcoco.

Juan Pablo Castañón, durante su toma de protesta como presidente del CCE. Foto: Especial.

En la conferencia estuvieron presentes Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex, José Manuel López Campos, de la Concanaco-Servytur; Alejandro Ramírez Magaña, del Consejo Mexicano de Negocios, entre otros.

Castañón negó que el grupo de empresarios inconforme tenga interés en la obra. Dijo que el posicionamiento es para defender un proyecto de nación, y la “libertad” para disentir y puntualizar sobre los aspectos a mejorar en el desarrollo del país.

También manifestó que la decisión de Andrés Manuel “no rompe el diálogo”, pero sí socava la confianza empresarial en el país. Aseguró que la cancelación de la obra significa la eliminación de 46 mil empleos, y que el costo real de parar la obra iría de entre 100 o 120 mil millones de pesos.

Federico Patiño Márquez, director general del GACM. Foto: Especial.

Al mismo tiempo, el director general del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, Federico Patiño, dijo que los trabajos del NAIM en Texcoco continuarán hasta el próximo 30 de noviembre cuando concluya la administración de Peña Nieto.

“Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México cumplirá sus compromisos y obligaciones respecto al proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México. A la fecha, la concesión del NAIM, ubicado en Texcoco, continúa vigente en los términos en que fue otorgada y sin afectaciones en la ejecución”, dijo mediante un comunicado.

También señaló que el Grupo no ha recibido documentación oficial para llevar a cabo una actividad distinta a las que se han comprometido de acuerdo con los contratos.

“Los contratos son a largo plazo, cada uno tiene fechas distintas, simplemente nosotros estaremos siendo responsables de nuestra actividad como concesionario y cumpliremos con nuestras obligaciones de aquí a que termine la actual administración”, aseguró.

Juan Pablo Castañón manifestó que la cancelación del NAIM ya se vio reflejada en el peso y en la Bolsa Mexicana de Valores.

“La cancelación del NAIM tendrá implicaciones legales y jurídicas. Perderemos una oportunidad clara de detonar el desarrollo de México, de darle más empleos y de ayudar a una de las zonas más pobres del Estado de México”, recalcó.

Sin embargo, Andrés Manuel López Obrador, aseguró esta mañana que quedaron a salvo los intereses de los inversionistas tras los resultados del NAIM.

“Hay fondos que respaldan los compromisos de contratos y además existe el aval de nuestra palabra para atender las exigencias de los inversionistas”, dijo.