Al mismo tiempo en que el Presidente Andrés Manuel López Obrador celebraba su primer año de gobierno en la plancha del zócalo, la marcha fifí en su contra caminó por las calles de Reforma hasta llegar a la Plaza de la República, frente al Monumento de la Revolución.

En ambos eventos hubo marcadas diferencias en la asistencia.

Mientras a la la ceremonia del primer año de gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, asistieron alrededor de 250 mil personas, a la marcha antiAMLO apenas acudieron 4 mil personas,  de acuerdo con reportes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) del Gobierno de la Ciudad de México.

El Zócalo en la ceremonia del primer año de Gobierno de AMLO. Foto: Especial

De nada sirvió que la  familia LeBarón, el presidente del PAN, Marko Cortés, el ex Presidente Vicente Fox y la ex candidata presidencial Margarita Zavala, junto con su esposo, Felipe Calderón, convocaran a asistir a la marcha. Muy poca gente llegó vestida de blanco para protestar por lo que ellos llaman el “Primer aniversario del gobierno fallido”.

Esto fue reconocido hasta por algunos periodistas críticos con el gobierno de AMLO como el presentador de noticias de MVS, Luis Cárdenas, quien en su cuenta de Twitter aceptó el fracaso de la marcha antiAMLO y el triunfo en las calles de la 4T.

Desde su inicio en el Ángel de la Independencia, la marcha fifí lució desangelada. Así quedó evidenciado en uno de los reportes de TV Azteca.

Lo mismo sucedió con las imágenes tomadas desde las alturas por los drones de Multimedios, las cuales mostraron los pocos asistentes que llegaron a la marcha en contra del Presidente López Obrador.

Entre las imágenes que causaron polémica en las redes sociales, hubo una en la que se vio a una persona que asistió a la marcha contra AMLO, envuelta en una bandera de los Estados Unidos.

En otras imágenes se observó el clasismo de los asistentes, pues según uno de los tuiteros, los asistentes a la marcha contrataron personas “humildes” para cargar sus pancartas durante la marcha.

Los asistentes también mostraron su fobia al “comunismo” y su adscripción a las luchas religiosas de “los cristeros”.