Ante la insistencia del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) para que se les apoye con el diferimiento de impuestos vino un revire de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

El Presidente de México, dijo que se les apoyará una vez que paguen los impuestos que deben, pues existen 15 grandes contribuyentes que deben 50 mil millones de pesos, incluyendo multas y recargos, según las cuentas del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

El tabasqueño respondió de esta forma al organismo que encabeza el empresario Carlos Lomelín Salazar. Abrió la posibilidad de que, una vez cubiertos sus impuestos, de lo recaudado se generen apoyos para ese sector empresarial.

Desde que inició la crisis económica la primera semana de marzo a causa del cierre de negocios por la pandemia del Covid-19, la posición de Andrés Manuel López Obrador ha sido inamovible. Y del otro lado, cámaras y organismos empresariales promueven con insistencia la falta de atención en el contenido del programa de reactivación económica y el diferimiento de impuestos como una medida que atenúe el impacto provocado por la pandemia.

El mandatario dijo que de haber sido pagados, esos 50 mil millones de pesos permitirían fortalecer la lucha contra el coronavirus en el Sector Salud y apoyar a pequeños negocios a enfrentar la crisis económica.

“Ojalá y cambien de parecer y que todos cumplamos contribuyendo porque sí hay empresas grandes, famosas, que deben. Ahora que me están escuchando: que ayuden”, hizo el llamado el presidente.

López Obrador mencionó que incluso hay una campaña emprendida para no pagar impuestos a su gobierno. Por eso, instruyó  a Raquel Buenrostro, directora del Servicio de Administración Tributaria (SAT) a instaurar  procesos judiciales a quien se niegue a cumplir con sus obligaciones fiscales. 

“Ni modo que actuemos como alcahuetes, con complicidad, con encubrimiento. Que nos ayuden todos”, invitó. porque es el momento de hacerlo, porque no se va a regresar a formas anteriores de la política neoliberal, que es corrupción”, agregó. 

Carlos Salazar, (de lentes) presidente del CCE y Juan Pablo Castañón.

Ruptura con empresarios no existe

Pese a los reclamos airados del CCE, así como de la Coparmex y otros organismos empresariales,  el presidente dijo que no existe una ruptura con el sector privado,  luego de dos jornadas de encuentros con los magnates mexicanos iniciados el lunes con miembros del Consejo Mexicano de Negocios –la llamada cúpula de cúpulas—y después con los más acaudalados millonarios del llamado “Grupo Monterrey”.

“No hay ruptura con el sector empresarial, sencillamente no estamos de acuerdo con el plan de rescate que ellos proponen porque consideramos que debemos atender primeros a los más necesitados, a los de abajo, y que no debemos endeudar al país. Ellos quieren que se pida deuda, que se aumente la deuda y yo considero que eso no es conveniente”, dijo.

Este martes se dio a conocer que la recaudación por el pago de impuestos de contribuyentes durante el primer trimestre del 2020 fue superior a un billón de pesos. De acuerdo con las cifras preliminares los ingresos tributarios fueron de un billón 3 mil millones de pesos, lo que representa un aumento del 13.4 por ciento en términos reales, en comparación con el mismo periodo de 2019, cuando se recaudó 855 mil millones de pesos (mmdp).

El SAT especificó que la recaudación del Impuesto Sobre la Renta (ISR) incrementó un 16.3 por ciento real con 537 mmdp, el Impuesto Sobre la Renta (IVA) creció un 12.6 por ciento real con casi 301 mmdp; mientras que el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) aumentó un 5.9 por ciento, con cerda de 135 mmdp.