El Presidente Andrés Manuel López Obrador ya tiene un ‘botón de oro’ en YouTube, al conseguir la suscripción de un millón de subscriptores en su canal. Por esta razón, el sitio dedicado a compartir videos le otorgó el reconocimiento al presidente de México.

El tabasqueño aprovechó la ocasión para agradecer el número de personas que se suscribieron a su canal y dedicó el galardón a “las benditas redes sociales”, que han sido la plataforma con la que él pudo comunicarse para llegar a la Presidencia de la República.

“Hace unos días platiqué en una teleconferencia con Mark (Zuckerberg), el fundador de Facebook y le decía que cuando estábamos en la oposición nos cercaban, había un cerco informativo, los medios convencionales estaban muy controlados por el régimen y no había información de lo que hacíamos… Con las redes sociales es distinto, ya todos tenemos la libertad para manifestarnos y expresarnos, es cierto que a veces se abusa pero con todo y eso es mil veces mejor, un millón de veces mejor la libertad”, sostuvo López Obrador.

El mandatario dijo que las redes sociales fueron para él un “oasis en el desierto”, aunque también reconoció que se tiene que “sufrir” con los bots, que son opiniones pagadas.

“Cuando sabemos de que se trata de una opinión pagada, de un bot, de un robot podemos cambiar. Pero hay muchísima información buena que se transmite hay una verdadera comunicación, hay mensajes de ida y vuelta, fue un gran avance lo de las redes sociales para nosotros que luchamos en la oposición fue como un oasis en un desierto”, finalizó su mensaje el político tabasqueño.

Andrés Manuel López Obrador se volvió un influencer cuando el 9 de febrero, a la orilla de la carretera que lleva a Córdoba, Veracruz, decidió grabar lo que sabe hacer siempre: saludar a la gente mientras acude a sus eventos oficiales.

Ataviado con su clásica guayabera blanca y pantalón de vestir negro, compró en un pequeño puesto, situado a un lado de la carretera, jugo de piña miel; cuando el video subió a Facebook provocó una oleada de “me gusta” y “me encanta”, así como todo tipo de comentarios positivos.

“Terminamos el acto en Acayucan y vamos hacia Córdoba. Pasamos a la orilla de la carretera a tomar un jugo de piña miel. ¡Pa’ su mecha qué sabroso!”, dijo el mandatario esa ocasión. El número de reproducciones se disparó a 7 millones, 17 mil comentarios y se había compartido más de 151 mil veces.

Ahí comenzó su faceta como influencer. Después se harían populares sus videos o fotografías donde sale comiendo algún antojito mexicano o practicando beisbol.

El presidente domina Facebook, Twitter, Youtube, y en marzo pasado anunció que sus conferencias mañaneras estarían disponibles en Spotify, una de las plataformas de streaming de música más famosas a nivel internacional.

López Obrador también ha logrado restarle la atención a algunos de los principales comunicadores de México del sector política como Carlos Loret de Mola, Carmen Aristegui, Joaquín López Dóriga y Ciro Gómez Leyva, de ahí el descontento de algunos de ellos, porque han perdido audiencia.