Por: César Octavio Huerta (@zorrotapatio) y Paola Campbell (@paocampbell)

01 de julio 2018.- Después de una larga batalla de 12 años recorriendo a ras de tierra todo el país, Andrés Manuel López Obrador por fin llegará a la Presidencia de México.

Y no sólo eso, sino que será el presidente con mayor legitimidad por lo menos en la historia reciente, pues se estima que fueron cerca de 32 millones de votos los que le hicieron llegar a Los Pinos.

Enrique Peña Nieto ganó la elección de 2012 con 19 millones 158 mil 592 votos y, seis años antes, Felipe Calderón, en 2006, había recibido un poco más de 15 millones con 200 votos. Por su parte, Vicente Fox obtuvo 15 millones 969 mil 636 votos su favor, mientras que, en 1994, Ernesto Zedillo había logrado la victoria con 17 millones 181 mil 651 votos.

De acuerdo con la información difundida hace unos momentos por el Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, las estimaciones del conteo rápido dan a López Obrador entre el 53 y el 53.8 por ciento de los votos de esta jornada electoral.

En segunda posición quedó el candidato del PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya, con un rango entre el 22.1 y el 22.8 por ciento, el candidato del PRI-Verde-Panal, José Antonio Meade, aparece en tercer lugar con entre el 15.7 y el 16.3or ciento, mientras que el candidato independiente Jaime Rodríguez Calderón, ocupa el último lugar con un 5.3 y un 5.5 por ciento de los votos.

Desde el cierre de las casillas habían comenzado a circular los resultados de las encuestas de salida a lo largo de todo el territorio mexicano. En ellos ya aparecía como nuevo presidente electo el líder de Morena, quien desde el inicio de las campañas apareció y se mantuvo con una gran ventaja en las preferencias de los votantes.

La encuesta de salida de Grupo Mitofsky, ya predecía que el candidato de Juntos Haremos Historia sería el ganador, con un rango de entre el 43 y el 49 por ciento de los votos.

Este es un día histórico: AMLO

Minutos después de las once de la noche, el virtual presidente apareció acompañado de su esposa, Beatriz Gutiérrez Muller, para dirigirse a los mexicanos por primera vez como ganador de la elección presidencial.

“Este es un día histórico y será una noche memorable. Una mayoría importante de ciudadanos ha decidido iniciar la cuarta transformación de la vida pública de México. Agradezco a todos los que votaron por nosotros y nos han dado su confianza para encabezar este proceso de cambio verdadero. Expreso mi respeto a quienes votaron por otros candidatos y partidos, lo mismo manifiesto para los tres candidatos a la presidencia de la República de las distintas organizaciones que el día de hoy han reconocido nuestro triunfo, nuestra victoria”, expresó.

Durante participación, López Obrador aprovechó para adelantar los temas prioritarios en su gobierno, como la erradicación de la corrupción y la impunidad, mismos que serán “la misión principal del nuevo gobierno”, así como la garantía a la libertad.

“Habrá libertad empresarial, de expresión, de asociación y de creencias. Se garantizarán todas las libertades individuales y sociales así como los derechos ciudadanos y políticos consagrados en nuestra constitución”, agregó.

También manifestó que habrá respeto y tranquilidad en materia económica, pues aseguró que respetará la autonomía del Banco de México y que revisará los contratos suscritos en el sector energético para prevenir actos de corrupción e ilegalidad y, en caso de encontrar fallas, serán resueltas conforma a la vía legal, asegurando que no se conducirá de manera arbitraria ni habrá confiscación o explotación de bienes.