El enfrentamiento de Ricardo Monreal y Martí Batres por la presidencia de la mesa directiva en el Senado no pasó desapercibida para  el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

El conflicto  entre ambos morenistas está en su punto más álgido, por lo que el mandatario les advirtió que los tiempos que en usaba la política para hacer negocios o conseguir poder se ha terminado.

“El pueblo de México tiene un instinto certero, sabe quién habla con la verdad, quién tiene buenos sentimientos, quién se preocupa por ayudarlos y quién es un trepador, un oportunista, un politiquero. Entonces, en general, si se quiere hacer política -sobre todo esto lo deben de pensar los jóvenes muy bien- que tiene que trabajar en beneficio de la gente, en beneficio del pueblo”, dijo en su conferencia de prensa matutina. 

“Tiene que haber mística, tiene que haber convicciones, entrega total a la causa pública, no son los cargos lo que debe de importar, sino la contribución a los cambios, a la transformación del País, la política es transformar, hacer historia y para eso se requieren ideales y principios”, abundó. 

Las pugnas por el control de Morena, que en noviembre renueva su dirigencia nacional, se intensificaron este lunes cuando Martí Batres perdió su reelección para presidir el Senado y acusó a Ricardo Monreal, coordinador del partido en esa cámara, de haber ensuciado el proceso al convocar a legisladores del PES en este proceso interno.

Batres llevó el pleito con Monreal hasta las redes sociales. En su cuenta de Twitter lo acusó incluso de ser un político faccioso.

Batres arrobó en varios tweets a Ricardo Monreal, esperando que éste le respondiera, sin embargo el coordinador de la bancada nunca le contestó directamente. Se limitó a señalar que el Grupo Parlamentario de Morena votó con plena libertad para votar al nuevo presidente de la Mesa Directiva del Senado. 

El conflicto entre ambos políticos, derivó de la participación de senadoras del Partido Encuentro Social (PES), en la elección del nuevo presidente de la Mesa Directiva, en la que resultó electa Mónica Fernández. Según Batres, nunca estuvo informado de ello, y la versión de Monreal es que sí se le tuvo al tanto. 

“Estaban autorizadas las del PES por él y por mí para que fueran a votar y nadie sabe por quién votaron, sólo una de ellas (Antonia Cárdenas) ha expresado categóricamente que votó por él (…) y creo que varias votaron por él, del PES”, insistió Monreal en conferencia de prensa. 

Sin embargo, Batres ha manifestado que se trata de una irregularidad que viola la  convocatoria que elaboró el propio Monreal para que el PES participara en la votación, por lo que anunció que presentará un recurso ante la Comisión de Honestidad y Justicia del partido.

Ante tal situación, este martes anunció que impugnará la elección interna que impide su reelección en el cargo que actualmente ostenta.

El senador de Morena, Martí Batres. Foto: Especial

“Puedo ser presidente del Senado o puedo ser un senador raso, no tengo problema en ello. Lo que no puedo aceptar es la injusticia, es el fraude, es la manipulación, de ninguna manera. Lo que no puedo aceptar es un atropello, atropello de las normas, de los principios de Morena y atropello contra mi propia persona”, dijo en conferencia de prensa. 

Además de la Mesa Directiva del Senado, también estaba en juego el nombramiento del coordinador del Grupo Parlamentario de Morena, cargo que retuvo Monreal después de que sus correligionarios de partido y del PES lo ratificaran en el cargo. El también ex gobernador de Zacatecas aseguró que había puesto a votación su nombramiento para que se eligiera a alguien más, pero sus compañeros no le permitieron dimitir. 

“Presenté ante el grupo mi dimisión al cargo, porque estoy convencido de que los hombres y las mujeres, en esta nueva etapa de cambio de régimen, somos transitorios y nunca nadie es indispensable. Y ante notario público, de manera unánime, los senadores rechazaron mi renuncia y refrendaron su confianza para mantenerme al frente, lo que les agradezco y me honra mantener mi posición congruente”, aseguró.

“No son los cargos los que deben importar… el político tradicional, el que está pensando cómo ‘colarse’, no ayuda en nada y no tiene futuro”, dijo Andrés Manuel en su conferencia.

El senador Ricardo Monreal, líder de la bancada de Morena. Foto: Cuartoscuro.

Cuando se le preguntó a Monreal si se sentía aludido por el tabasqueño, éste respondió:

“Después de 22 años? Yo luché 22 años aquí. No, no me siento (aludido). Me siento muy bien y le tengo un gran respeto al presidente”, recalcó.

La dirigencia de Morena se renovará en noviembre próximo, cuando los asambleístas que resulten electos participen en el Congreso Nacional para elegir a su nuevo presidente. Uno de los candidatos es Mario Delgado, líder de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados.

Al respecto, López Obrador descartó que vaya a reunirse con los dirigentes de su partido, pero dijo que analiza enviar una carta cuando sea el Congreso Nacional de Morena, e incluso dijo que no descarta asistir a este evento.

“A lo mejor para finales de año, antes de que se elija a los dirigentes, si hay un Congreso puedo enviar una carta, si el Congreso es un fin de semana, un domingo, a lo mejor asisto, pero yo ya no puedo… No estoy en activo como militante de Morena, tengo permiso, tengo licencia, represento a todos los mexicanos”, aclaró.