Contra todos los pronósticos y la opinión de muchos columnistas que disfrutan del supuesto fracaso del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en materia económica, hoy el empresario Carlos Slim Helú desestimó las críticas que se le han hecho al mandatario en este rubro.

Dijo que  es “intrascendente” si se registra o no crecimiento económico pues éste se verá cuando la inversión pública arranque.

“Estoy convencido de que vamos a crecer bien, y pronto, no este año, probablemente este año, no se si crezcamos o no crezcamos, es intrascendente, lo relevante es que hay un potencial y grandes posibilidades de crecimiento como se ha planteado a través de estas grandes inversiones y que los proyectos ahí están y los recursos ahí están”, dijo. 

AMLO encabezó acuerdo con empresarios. Foto: Presidencia de México.

López Obrador se presentó este martes en Palacio Nacional acompañado del magnate mexicano para dar a conocer el acuerdo al que llegaron ambos para informar el resultado de la renegociación de contratos de mantiene la Comisión Federal de Electricidad con tres empresas que operan la red de gasoductos, una de ellas (Carso IEnova) perteneciente al empresario. 

Slim y AMLO habían sostenido una larga disputa por la cancelación de Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) en Texcoco, sin embargo el tabasqueño logró convencer al multimillonario de renegociar los contratos de la red de ductos que firmó en el sexenio anterior. También estaban presentes Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), y  Antonio del Valle, presidente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), quienes intervinieron como  intermediarios.

De acuerdo con el mandatario, el acuerdo suscrito representa  un ahorro para la Hacienda Pública de alrededor de 4 mil 500 millones de dólares. 

“Como sabemos, había diferencias, había discrepancias, incluso se estaba a punto de acudir a tribunales internacionales por los contratos que se suscribieron en la construcción de gasoductos”, destacó Andrés Manuel. 

Al tomar el micrófono, Slim dijo con la negociación, México podrá acceder al gas más barato del mundo que se tiene en Texas, y eso permitirá que se sustituyan otros combustibles como el diésel que es mucho más caro y más contaminante.

Carlos Slim, el empresario más rico de México, con el Presidente López Obrador. Foto: Especial

Slim dijo además que cuando no se estén utilizando, los gasoductos podrán rentarse a terceros con un ingreso para la CFE de hasta el 50 por ciento del ingreso bruto que pueda ayudar  a mejorar la operación de los mismos.

Después del anuncio, vino la sesión de preguntas con los periodistas, y uno de los temas que más acaparó la atención fue la cancelación del NAIM, así como los proyectos que tiene en puerta el tabasqueño.

Para sorpresa de los presentes, Slim elogió las bajas tasas de interés que mantiene el Gobierno de AMLO, y respaldó los proyectos que tiene en puerta el tabasqueño como  la refinería Dos Bocas y el Tren Maya. 

“Lo que nos está faltando es hacer la inversión masiva que es la que genera actividad económica y empleo. Eso es lo que como señala el presidente, se está trabajando, en el momento en que se eche a andar ese programa de inversión muy importante, las cosas serán muy diferentes”, aseguró el empresario.

Respecto al tema del aeropuerto de Texcoco – en el que él era inversionista-  Slim se limitó a señalar que  “eso ya lo dirá el futuro, no sé, pero es uno de mil 600 proyectos (de infraestructura del gobierno)”.

El  acuerdo permitirá a la CFE comercializar alrededor de 800 millones de pies cúbicos de gas, y  generar energía eléctrica con menores costos, lo cual se traducirá en que no aumente el “precio de la luz, como coloquialmente se conoce”, concluyó el mandatario.