Desde el día en que recibió el cuerpo de su hijo Yeyé, tras haber muerto junto con 48 infantes más en el incendio de la Guardería ABC, Julio César Márquez ha trabajado arduamente para que no vuelva a repetirse una tragedia de este tipo en ningún lugar del país.

Primero salió a las calles a protestar junto con los otros padres de los 48 menores fallecidos para que los responsables del incendio no quedaran sin castigo; después para llevar el caso hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación; y luego para impulsar la iniciativa 5 de junio, la cual se convirtió en ley y que tiene como objeto evitar la repetición de una tragedia similar a la de la Guardería ABC.

Además creó una asociación civil llamada Nuestro Legado, atención y cuidado, en memoria de nuestros hijoscon el fin de buscar mejores condiciones de seguridad y atención para los niños en las guarderías. Muy pocos tienen una radiografía tan precisa de la situación de los lugares en los que son cuidados los menores mientras sus padres trabajan.

Julio César Márquez en una manifestación por los 49 niños que murieron en el incendio de la Guardería ABC. Foto: Especial

A pesar de que su lucha ha sido incansable, Julio César Márquez reconoce que la batalla está muy lejos de haber sido ganada, pues desde ese trágico 5 de junio de 2009 en que se incendió la Guardería ABC, 87 niños y niñas han fallecido en guarderías públicas y privadas de todo México.

De entre los niños y niñas que han muerto en las guarderías de todo el país, 20 de los casos han acontecido dentro de las estancias infantiles que hoy están en el ojo del huracán, luego de que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador decidiera cancelar la entrega directa de presupuesto a estos lugares debido a una serie de irregularidades encontradas y múltiples casos de desvío de recursos.

Aunque Julio César Márquez celebra que el Presidente AMLO haya emprendido una batalla en contra de la corrupción en las estancias infantiles, desmantelando el esquema de prestación de servicios que crearon e impulsaron los gobiernos del PAN y del PRI, considera que hasta el momento no se han tomado las decisiones más acertadas para solucionar este problema que sigue causando la pérdida de vidas.

“Celebro la lucha contra la corrupción pero creo que haber cortado de golpe y porrazo la asignación de recursos [directos] a las estancias infantiles no fue lo mejor”.

Julio César Márquez y su esposa en una manifestación por los 49 niños que murieron en el incendio de la Guardería ABC. Foto: Especial

Si bien es cierto, dice Julio César, que el sistema de estancias infantiles de la entonces Secretaría de Desarrollo Social “es donde se encuentran las mayores deficiencias” y se violenta la ley 5 de junio al cuidar a los niños dentro de casas habitación adaptadas sin la atención médica de un doctor o enfermera, la medida tomada por el gobierno de AMLO está lejos de cambiar la terrible situación a la que se enfrentan día con día los padres y madres que por la necesidad de trabajar para mantener a su familia, recurren a estos sitios para el cuidado de sus hijos.

Para Julio César Márquez es un error que el gobierno federal haya vislumbrado como una alternativa el cuidado de los hijos en las casas de familiares y seres queridos, pues asegura que sería ponerlos en peligro ya que nuestro país tiene una de las tasas más altas de violencia, maltrato y agresión sexual en contra menores de 14 años.

Hay estudios psicológicos y médicos en los que se asegura que en esas edades lo que deben hacer los niños es socializar con otros niños de su edad. La atención que reciben en la guardería o estancia infantil les ayuda a tener un mejor desarrollo psicomotriz y una adecuada alimentación […] Nadie dice que en el hogar, si así deciden los padres de familia mantener a sus hijos ahí, no vayan a ocurrir situaciones trágicas. Al contrario, las personas que trabajan en las estancias reciben unos cursos que se llaman módulos de protección civil, que abarcan diferentes áreas. Esas personas bien capacitadas están en posibilidades de responder mejor a una emergencia”.

Una estancia infantil en México. Foto: Especial

Julio César Márquez está de acuerdo con el combate a la corrupción que ha iniciado el gobierno de AMLO es muy importante porque “la corrupción definitivamente mata y lo que pasó en la Guardería ABC fue por culpa de la corrupción imperante que tenían los servidores públicos y los mismos dueños”.

Sin embargo, para él, en lugar de cortar de tajo la entrega de recursos directos a las estancias infantiles, lo que ayudaría a impedir que se registre una tragedia como la de la Guarderia ABC, sería realizar una limpieza en el padrón del sistema, dejando fuera a los prestadores de servicio que hayan incurrido en actos de corrupción.

En el marco del combate a la corrupción se debió dejar fuera a aquellos prestadores de servicio que hayan incurrido en actos de corrupción y a los servidores públicos no solamente señalarlos sino llevarlos a proceso, fincarles responsabilidades administrativas o penales.

Fachada de una estancia infantil en México. Foto: Especial

Desde la perspectiva del padre de Yeyé, quien ha visitado durante casi 10 años una buena cantidad de estancias en 12 estados del país, también “hay buenos prestadores de servicios con los que se podría contar” y si se les diera más presupuesto, se fortalecerían y podrían cumplir con lo que establecen las leyes en la materia para el cuidado y la protección de los niños.

Sin embargo, para evitar la corrupción de los gobiernos anteriores, Julio César Márquez propone que la entrega de recursos públicos se realice de manera transparente “en el entendido de que habrá rendición de cuentas tanto por parte de los servidores públicos como de los prestadores de servicios”.

Hace unos días, al ser cuestionado sobre este tema en una de sus conferencias mañaneras debido a las protestas que se dieron a las afueras de Palacio Nacional, el Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que tomó la decisión de no entregar más recursos a las estancias infantiles (ahora se hará de forma directa a los beneficiarios) con el fin de evitar que vuelvan a registrarse casos como la tragedia de la Guardería ABC.

El gobierno el año pasado destinó más de tres mil millones de pesos, lo primero que me preocupó fue la situación de las instancias infantiles porque no sabemos en qué condiciones están los niños, y no queremos tener problemas, queremos evitar cualquier situación… por un programa parecido sucedió lo del ABC.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador en rueda de prensa. Foto: Especial

Aunque el mandatario volvió a traer a la memoria de los mexicanos la tragedia de la Guardería ABC para respaldar su decisión, hasta ahora no ha tomado en consideración la opinión de los padres y madres de los 49 niños que murieron aquella trágica tarde del 5 de junio de 2009.

De hacerlo -piensan los padres que perdieron a sus hijos en el incendio de la guardería ABC- podría enriquecer la visión del gobierno sobre este tema, pues se rescataría el camino y la experiencia de quienes, partiendo de su propio dolor, han tomado fuerzas para luchar para que ningún niño vuelva a morir en una estancia infantil.

“Si AMLO los convocara a un diálogo para trabajar con él y así encontrar la mejor solución en este tema, ¿Estarían dispuestos a ir?” le preguntó este reportero a Julio César.

Él respondió: “Yo definitivamente sí. Lo he hecho desde la sociedad civil en memoria de mi hijo y si se diera esa posibilidad, yo lo vería como una oportunidad para generar desde adentro cambios y mejores condiciones. Lo haría con gusto”.