En sólo 16 meses, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, ha endeudado más a esa entidad federativa que sus antecesores en todo un sexenio, a razón de 15.5 millones de pesos diarios. 

En marzo del 2019, —a tan sólo cuatro meses de haber tomado el cargo—  el mandatario jalisciense,  endeudó a Jalisco con un crédito de 5 mil 250 millones de pesos para un programa de obra pública y comunicaciones para el estado, que lleva por nombre A Toda Máquina, y cuyo principal beneficiario es el empresario Guillermo Romo Romero,  captado junto a Enrique Alfaro Ramírez, durante un partido de basquetbol de los Lakers, en Los Ángeles, California, según información publicada por el diario NTR de Guadalajara.

Este préstamo fue negociado a 20 años con Banorte y Banobras y el acta de fallo se dio en junio del 2019, con una tasa de 8.18 y 8.22 por ciento, respectivamente, lo que en ese momento deja la deuda pública estatal acumulada en 19 mil 791 millones de pesos.

Y aunque ese fue el crédito más abundante, no fue el primero. En diciembre de 2018, a días de llegar al cargo de gobernador, Alfaro usó la atribución discrecional de contratar préstamos a corto plazo y obtuvo uno por 800 millones de pesos para adelanto de participaciones a los municipios; pero sólo se ejercieron 600 millones y el préstamo fue pagado el año pasado.

El 10 de febrero de este año, el mandatario jalisciense solicitó un préstamo quirografario, a pagarse en un año, por un monto de 600 millones de pesos, —según el fallo a favor de BBVA que cobrará 7.49 por ciento de intereses— para cubrir  “necesidades de corto plazo”.

Y recientemente volvió a utilizar esa figura para obtener un crédito por hasta por hasta mil millones de pesos, —lo que se convertirá en el cuarto préstamo obtenido por la actual administración en 16 meses— para  apoyo a comerciantes informales, pequeñas y medianas empresas y productores maiceros, que están necesitados de recursos para hacerle frente a la pandemia del Covid-19.