Una auténtica paliza fue la que le dieron Alberto Fernández (candidato a Presidente) y Cristina Fernández de Kichner (candidata a Vicepresidenta) a Mauricio Macri (Actual Presidente) y Miguel Ángel Picheto (Vicepresidente), en las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) que se celebraron hoy en Argentina, una especie de jornada electoral previa a la elección presidencial que ocurrirán en ese país en octubre de este año.

Con más de la mitad de los votos computados, el candidato del progresista Frente de Todos a la Presidencia, Alberto Fernández obtuvo un 47 por ciento de los votos frente al 32 por ciento del actual Presidente y candidato del derechista Cambiemos, Mauricio Macri.

De acuerdo con datos de la Cámara Nacional Electoral (CNE) del país sudamericano votó más del 75 por ciento del padrón.

Con estos resultados, Argentina se perfila a tener un gobierno progresista en diciembre, después de cuatro años de gobierno de Mauricio Macri, con el cual regresó el neoliberalismo y con ello hubo una  devaluación del peso argentino, un crecimiento del desempleo, la adquisición de una enorme deuda ante el Fondo Monetario Internacional y sobretodo un aumento de las tarifas eléctricas y de los precios de los productos básicos de la canasta alimenticia.

Desolado,  el Presidente Mauricio Macri salió a dar la cara ante los medios y aceptó la contundente derrota ante el peronismo y un poco escéptico, trató de justificar el resultado y aprovechó el momento para tratar de meter miedo a los electores, aduciendo que lo que suceda con la economía argentina en los próximos meses será responsabilidad de todos los actores políticos.

Tras conocer el conteo de las PASO y su contundente victoria provisional, la candidata a la vicepresidencia argentina, Cristina Fernández de Kirchner, dijo que este resultado es “una voz que debe ser escuchada por todos”, incluido el Gobierno macrista.

Mediante un video desde su residencia en la provincia de Santa Cruz, la también ex Presidenta de Argentina durante dos periodos consecutivos, expresó:

“Esto, lejos de ponernos felices únicamente por el triunfo, nos da la responsabilidad de […] llegar a los que nos votaron y a los que no nos votaron y darles la tranquilidad absoluta”.

Momentos después, en un acto multitudinario, el candidato a Presidente, Alberto Fernández, agradeció a los argentinos por haber votado por el Frente para todos, lo cual demuestra que están a un paso de la Presidencia de la República Argentina.

“Estoy seguro de que hoy los argentinos empezamos a construir otra historia y les quiero agradecer a cada uno de los argentinos que nos dieron el voto. Es un testimonio de su confianza (…) Se dieron cuenta que nosotros éramos el cambio y no ellos” exclamó emocionado Fernández.

Mientras tanto en la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof del del progresista Frente de Todos se puso adelante ante la candidata del derechista Cambiemos y actual gobernadora de Buenos Aires,  María Eugenia Vidal.

Aunque los resultados no son definitivos, las elecciones primarias son consideradas por los argentinos como una especie de radiografía preliminar a lo que podría suceder en octubre. De acuerdo con los analistas consultados por la BBC Mundo será difícil de revertir estos resultados en dos meses.