Durante los primeros seis meses del año se registraron en nuestro país, en promedio, dos asesinatos de mujeres diarios, en situaciones que debido a su gravedad fueron clasificados por las autoridades como feminicidios.

Según la información más reciente difundida por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) de la Secretaría de Gobernación, desde 2016 se ha mantenido una violencia constante contra las mujeres.

En el primer semestre de este 2018 fueron identificados por las fiscalías y procuradurías estatales 387 asesinatos catalogados como feminicidios, lo que significa 64.5 cada mes, o 2.1 cada día.

Si esta tendencia continúa hasta cerrar el año, la cifra del 2018 se igualaría a la del año pasado, cuando se abrieron 689 expedientes por feminicidio.

Lo más alarmante es que, entre enero y junio de este año, fueron asesinadas 38 menores de edad, en actos que las autoridades ubicaron como feminicidios: cinco en enero, seis en febrero, cinco en marzo, seis en abril, ocho en mayo y ocho más en junio.

A la par, la autoridad también desglosa los homicidios dolosos cometidos en contra de las mujeres. En este sentido, Guanajuato ocupa el primer lugar de este tipo de asesinatos, con 161 víctimas en sólo los primeros seis meses del año.

El segundo lugar lo ocupan Baja California y el Estado de México, con 135 casos cada uno, mientras que la tercera posición la tiene Guerrero, con 120.

Y, aunque la mayoría de las víctimas son mayores de edad, los estados donde ocurrieron con mayor frecuencia los ataques a menores de edad fueron Guanajuato, Guerrero y Chihuahua.

Además, la Secretaría de Gobernación también registró 138 mujeres secuestradas en el mismo periodo, siendo Veracruz, Tamaulipas y el Estado de México las entidades con mayor incidencia.

Guanajuato también ocupa el segundo lugar en la lista de víctimas de lesiones intencionales, sólo por debajo de Nuevo León. Asimismo, esta entidad del Bajío encabeza la lista de los estados con mayor número de delitos relacionados con tráfico y corrupción de menores, así como de violencia familiar.

A nivel nacional, en este rubro se registraron, de enero a junio de este año, un total de mil 299 casos, mientras que en ese mismo periodo de 2017 sumaron 2 mil 553 víctimas.

Por su parte, en Ciudad de México se dio mayormente la trata de personas, con 44 casos en los primeros seis meses del año, seguido por Chiapas, con 20.

El abuso sexual ocurrió con mayor frecuencia en Nuevo León, y el hostigamiento sexual predominó también en la Ciudad de México.

En Baja California se recrudeció la violencia de pareja, mientras que las agresiones en la familia se agudizaron en Guanajuato, donde en este mismo periodo se registraron 34 mil llamadas de auxilio.

Feminicidios: impunidad y opacidad

Según una investigación realizada por el organismo Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCI), en colaboración con la plataforma CONNECTAS y el Centro Internacional para Periodistas, existen tantos vacíos legales en el delito de violencia de género, que sólo el 20 por ciento de los asesinatos violentos contra las mujeres han sido reconocidos como feminicidios.

La investigación pidió a cada una de las Procuradurías y Fiscalías de todos los estados del país que indicaran el número de homicidios dolosos contra mujeres, así como las causas de muerte y si los cuerpos tenían rastros de violencia sexual, mutilaciones o quemaduras.

Dichas autoridades reportaron que, entre enero de 2012 y junio de 2016 fueron asesinadas en de manera violenta en todo el país un total de 9 mil 581 mujeres, pero sólo mil 887, es decir el 19 por ciento, fueron tipificados como feminicidios.De acuerdo con estos informes, al menos 7 mil 694 mujeres que fueron asesinadas a balazos, descuartizadas, violadas, asfixiadas o golpeadas hasta morir no fueron reconocidas como víctimas de feminicidios.

Además, tras analizar los datos se encontró que algunas Procuradurías o Fiscalías tienen un subregistro de homicidios de mujeres, lo que significaría que reportaron menos crímenes de los que ocurrieron en realidad.

Para ejemplificar esto, se menciona que entre 2012 y 2015 las Procuradurías estatales reportaron al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) 10 mil 203 homicidios de mujeres en toda la república, sin embargo, en las cifras entregadas a los investigadores, reconocieron únicamente 8 mil 555 asesinatos, es decir, 19 por ciento menos.

Protesta contra los feminicidios en el Estado de México. Foto: Especial

El estudio también resalta cómo los huecos dentro de los sistemas judiciales en México han causado que los responsables de asesinar de manera violenta a miles de mujeres no siempre sean procesados y castigados como lo indica la ley, es decir, con hasta 70 años de prisión.

Los atacantes pueden justificar el haber asesinado a mujeres a golpes o a cuchilladas y reducir su pena a entre 20 y 25 años de cárcel si alegan haber sufrido “una emoción violenta” por celos o enojo incontrolable.

Feminicidio. Foto: Paloma López/Proyecto Diez

Además, en nuestro país no existe uniformidad en lo que se entiende por feminicidio. De acuerdo con el Código Penal Federal, existen siete circunstancias clave que indican la tipificación de un feminicidio:

  • Los signos de violencia sexual
  • Las lesiones o mutilaciones
  • Los antecedentes de violencia
  • Que haya existido una relación entre la víctima y el victimario
  • Las amenazas o agresiones previas al asesinato
  • Que la víctima haya sido incomunicada
  • Que el cuerpo haya sido expuesto o exhibido en un lugar público

No obstante, sólo 11 de 32 estados han incorporado estas causales a sus códigos penales: Coahuila, Chiapas, Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Nayarit, Sonora, Tabasco, Veracruz y Yucatán.