Brozo, el payaso que personifica el actor, conductor y analista político Víctor Trujillo, afirmó hoy que quienes lo “defendieron” este fin de semana de las críticas que él mismo provocó por llamar “perrada” a los seguidores de AMLO, no lo estaban defendiendo a él, sino que defendían a la “libertad de expresión”.

Dijo Brozo:

Agradecer a todos los que se fueron al cuello, a todos los que quisieron ver cómo me podía desangrar en dos días, a todos los que me quisieron pisar con zapato ajeno, con bota prestada, y una abrazo a todos los que salieron a defender no a mí, [sino] a la libertad de expresión”.

Todo comenzó cuando Brozo estalló contra el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y sus seguidores, durante la transmisión de su programa de radio El Mañanero. En su emisión del jueves 9 de mayo, el payaso cuestionó las conferencias de López Obrador, en las cuales aseguró que hay un “elenco fijo” y una “preproducción”, luego de que uno de los reporteros le cediera el micrófono a Ricardo Belmont Cassinelli, empresario y ex alcalde de Lima, Perú, quien elogió la gestión del mandatario mexicano.

Se ponen de acuerdo para que uno de los reporteros, que ya está ubicado, le dé la palabra a otro cabrón que casualmente le está besando los huevos a López Obrador, imagínate la indignación de la prensa.

Y añadió:

a lo mejor están pensando que como quieren llegarle a la perrada, al pueblo, a la masa y la masa es corriente y es ignorante y no exige porque no conoce, entonces le puedes vender una mierda.

Esos comentarios generaron, como es natural, controversia en Twitter y le valieron comentarios negativos, así como llamados para dejar de seguir sus redes y suscripciones a las plataformas de redes sociales.

Esta mañana, el personaje volvió a hablar del tema en su programa matutino y dijo lo siguiente de López Obrador:

Ya es gobierno y se le tiene que tratar como al gobierno, no como a un santo, no como a un icono, no como alguien venido de las estrellas, no alguien parido del centro de la estrella, ¡No, ni madres!, sangra y caga y detenta el poder, al poder se le revisa, no se le aplaude.