Ayer, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que este año comenzarán a establecerse sucursales del Banco de Bienestar en las zonas más pobres del país. Este anunció molestó a Felipe Calderón, quien afirmó que el dinero invertido en esas sucursales será un “desperdicio”, pues los más pobres del país deberían mejor aprender a usar el celular para realizar sus “transacciones” bancarias de forma digital.

AMLO dijo ayer en su conferencia mañanera:

Este año se van a construir mil 350 y el año próximo el resto, las otras mil 350 sucursales, para que la gente que está recibiendo su apoyo, sean adultos mayores, personas con discapacidad, becarios, los que están en Sembrando Vida, los jóvenes que están en el programa Construyendo el Futuro, todo lo que dispersamos se pueda acercar lo más posible a donde está la gente y sobre todo donde viven los más pobres de México, las comunidades más apartadas, marginadas.

La construcción de sucursales es porque, en muchos de los municipios donde está la gente más humilde del país, no hay sucursales para disponer de efectivo, por lo cual se busca llegar a esas personas que están fuera del sistema bancario:

Se tiene que tomar en cuenta que de los cerca de los dos mil 500 municipios [del todo el país], sólo hay sucursales bancarias en aproximadamente mil, es decir, en mil 500 municipios no hay una sucursal bancaria, y estoy hablando de las cabeceras municipales.

Y ahondó en la problemática:

Entonces, estamos enfrentando el problema que se dispersan los fondos, pero en estados como Chiapas, Oaxaca, Veracruz y otros estados tienen que ir a cobrar, a recibir sus ayudas, sus apoyos a sucursales bancarias que están a tres horas o a cuatro horas de donde viven. Tienen que ir, si son adultos mayores, con un acompañante; un discapacitado también, con un acompañante. Muchas veces llegan y no hay dinero en la sucursal.

La intención de AMLO de apoyar a los más pobres del país molestó a Felipe Calderón, quien, vía Twitter (seguramente desde un celular muy moderno), afirmó que:

En China, India y países de África toda la gente, comenzando por los más pobres, usan su teléfono celular para realizar transacciones. También a través del teléfono reciben sus apoyos. Sería más efectivo capacitar a la gente por esa vía. Las sucursales será un desperdicio de 5 mil millones de pesos.

Así pues, a Calderón le enoja que se edifiquen sucursales bancarias para atender a los más humildes del país, pues ellos, afirma, deberían aprender a usar celulares para “realizar” sus transacciones bancarias.