Por: César Octavio Huerta (@zorrotapatio)

19 de octubre 2016.- Desde que Enrique Peña Nieto llegó a la Presidencia de la República, casi 70 mil personas han sido asesinadas en el país; sin embargo, para el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, esta violencia “no se compara” con la del sexenio pasado.

Aunque reconoció que el pasado agosto fue el mes más violento del sexenio, Osorio Chong minimizó las cifras, pues según él, “de ninguna manera” el país ha llegado a los mismos niveles de la administración de Felipe Calderón, en la que hubo un repunte de este fenómeno tras la declaración de guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado.

Al respecto, observadores sociales citados por el periodista Federico Mastrogiovanni descubrieron que de 1990 a 2006, el índice de homicidios dolosos en México fue uno de los más bajos en la historia reciente del país, razón por la cual no se explica por qué Calderón declaró esa guerra.

Sin reparar en que según el escritor norteamericano Mark Twain, una de las maneras más eficaces de mentir la proporcionan las estadísticas, Osorio Chong insistió: “Efectivamente, agosto fue el mes con mayor número de homicidios en esta administración, pero de ninguna manera todavía tiene que ver con lo que se vivió en la administración pasada o en otras administraciones”, indicó el martes pasado en la conferencia conjunta con el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jeh Johnson.

Osorio Chong quiso matizar ese dato apuntando que la administración actual empezó con 22 homicidios por cada 100 mil habitantes (¿11 por cada 50 mil, 5 por cada 25 mil?) lo cual, cuatro años después, bajó a 16 por cada 100 mil.

Pero el panorama planteado por el funcionario federal contrasta radicalmente con las cifras presentadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. De acuerdo con este organismo oficial, desde que Enrique Peña Nieto se convirtió en presidente, se han registrado 67 mil 910 muertes violentas en el país. Es decir, en promedio 48 personas fueron privadas de la vida en forma violenta cada 24 horas, a razón de dos casos por hora.

A poco más de dos años de que concluya su mandato, Enrique Peña Nieto estaría muy cerca de igualar las cifras de homicidios dolosos registradas en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, quien tras declararle la guerra al narcotráfico, provocó que las muertes violentas llegaran a niveles nunca antes vistos en ningún otro gobierno en los últimos 20 años.

Con Felipe Calderón, 112 mil 168 personas fueron asesinadas violentamente. Si el fenómeno de la violencia en México continúa con el mismo ritmo, en el fin de su sexenio, Enrique Peña Nieto  tendría como saldo más de 105 mil muertes violentas.

Inclusive, agosto de 2016, el mes más violento de todo el sexenio de Peña Nieto, con 2 mil 147 asesinatos, rebasa al mes más violento registrado durante el gobierno de Felipe Calderón en mayo de 2011, cuando ocurrieron 2 mil 131 homicidios dolosos.

No obstante el repunte de la violencia registrado en los últimos tres meses, Osorio Chong expuso que el Gobierno Federal está actuando para revertir el alza de los homicidios dolosos. Según él, aunque no se habla de esos temas, se están recuperando territorios y la violencia ha dejado de ser el pan de cada día en muchas regiones del país.

“Estamos recuperando zonas, territorios que devuelven la tranquilidad a las y los mexicanos (…) Sería bueno comentar también las circunstancias de violencia que se vivían en muchas regiones en nuestro país, incluso en las zonas fronterizas, ha dejado de estar sucediendo”.