Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Polemon | 17 agosto, 2017

Scroll to top

Top

4 Comentarios

¿Por qué AMLO debe ser presidente?

¿Por qué AMLO debe ser presidente?

Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo)

No es misterio: al país lo están haciendo añicos y se cae en pedacitos. No son percepciones, son datos: el peso frente al dólar se ha devaluado, en el sexenio de Felipe Calderón y en los cuatro años que van de la administración de Enrique Peña Nieto, más de 100%: cuando Calderón se puso la banda presidencial, el dólar valía 9.45 pesos. Hoy cuesta más de 22.

El salario de los mexicanos ha perdido capacidad de compra, lo cual hace que estemos en riesgo de un empobrecimiento (aún mayor del ya existente) generalizado. La apuesta de los gobiernos neoliberales de atraer el mayor número de inversiones extranjeras a cambio de salarios de miseria para los trabajadores y de grandes prebendas para las empresas “inversoras”, se ha desdibujado, especialmente a partir del triunfo de Donald Trump, quien pondrá, en cada inversión al país de empresas ligadas a Estados Unidos, verdaderas bombas. Así sucedió con la planta ensambladora que iba a abrir en San Luis Potosí la trasnacional Ford.

El país, con Calderón y con Enrique Peña Nieto, se ha convertido en una carnicería. Jóvenes que deberían estar impulsando el desarrollo, se enrolan en las filas de crimen organizado y se dedican a delinquir y a matar.

Enrique Peña Nieto y  Felipe Calderón  FOTO: Miguel Dimayuga

Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón. Foto: Miguel Dimayuga

¿Cómo se puede detener esta caída estrepitosa del país?

La solución no es una, pero puede haber una acción que desencadene esperanzas para el país: el triunfo de Andrés Manuel López Obrador.

¿Por qué? Aquí algunas respuestas de entre muchas otras.

1. Andrés Manuel López Obrador ha demostrado ser una persona congruente con sus ideales, los cuales ha mantenido buena parte de su vida. Esto no es algo que haga diferencias en sí, pero garantiza certezas acerca de lo que podríamos esperar. López Obrador no es uno de los políticos tradicionales que abundan en México, que cuando llegan a un cargo público, cambian de todo: de casa, de auto, de ideales. No, él ha luchado siempre por algo tan básico como es la justicia social. Por ello, si llega a ser presidente, no habrá cambios “por arte de magia”, pero sí certezas. Y en el mundo político del país, donde buena parte de nuestros representantes políticos se mueven más que una veleta, hacen falta certezas. AMLO las puede proporcionar.

2. El combate a la corrupción. En la agenda de López Obrador siempre ha estado presente el combate a la corrupción. Sus políticas a este respecto tuvieron buenos resultados cuando fue jefe de gobierno del Distrito Federal. Uno de los problemas más complicados que enfrente el país es la venalidad generalizada en prácticamente todos los estratos sociales y políticos. Por ello, que acceda a la presidencia alguien que no solamente utiliza el combate a la corrupción como un discurso (a diferencia de muchos nuevos políticos que se frotan las manos para acceder a espacios de decisión), es algo positivo, y tendría impactos inmediatos.

3. La austeridad vista desde un punto de vista serio. Hoy prácticamente todos los grupos políticos hablan de austeridad. Hacen transmisiones vía internet para decir que se bajan el sueldo, que son austeros. Pero ello suele ser una pose, y no una política pública bien planeada. La austeridad no puede estar anclada a “bajarse los sueldos”, sino a hacer una reingeniería de cómo se hace administración pública. Y eso López Obrador lo entiende bien, lo ha puesto en práctica y le ha funcionado. Por ello, que sea presidente, indica que habrá austeridad para la administración pública, pero no como una ocurrencia para ganar simpatías y votos, sino como una política pública eficaz.

AMLO en la presentación de su libro en la plaza de Santo Domingo. Foto: Especial

AMLO en la presentación de su libro en la plaza de Santo Domingo. Foto: Especial

4. Defensa de las riquezas energéticas y sociales del país. Hoy está de moda, a partir del aumento en el precio de las gasolinas, luchar por “no al gasolinazo” o por “reversa al gasolinazo”. Pero eso es parte de estrategias mediáticas para ganar votos, no planteamientos concretos. Solamente López Obrador ha advertido, desde siempre, que la riqueza energética del país debe ir más allá y convertirse en palanca de desarrollo. Esto hace que el planteamiento lopezobradorista no sea de oportunismo (como los demás), sino que sea un planteamiento de proyecto de nación. Ahí están las grandes diferencias de AMLO con los nuevos luchadores en contra del gasolinazo. Y es una diferencia enorme, abismal.

5. El bienestar el país está en el bienestar de la gente. López Obrador entiende perfectamente que con las desigualdades económicas que existen, México es un país inviable. La lucha, su lucha, es por recuperar la dignidad de los trabajadores mexicanos. No se puede vivir con sueldos de miseria. Todos enfocan la lucha en el “ganan mucho los políticos”, y no en el “ganamos muy poco los mexicanos”. Sí, la lucha debe enfocarse a establecer un salario digno y en proporcionar bienestar en todos los aspectos a los mexicanos: en salud, deporte, cultura, educación… Eso lo entiende AMLO, y tan lo entiende que, desde los puestos ha ocupado, siempre ha realizado acciones exitosas encaminadas a ello.

AMLO en la presentación de su libro en la plaza de Santo Domingo. Foto: Especial

AMLO en la presentación de su libro en la plaza de Santo Domingo. Foto: Especial

6. Contexto adverso. El mundo cambia radicalmente, día a día, semana a semana. Hoy, hay variables que antes no existían, una de ellas es la llegada de Trump a la presidencia de Estados Unidos. Las relaciones con dicho país son importantes, sin embargo, un gobierno blandengue, que diga a todo sí de lo que indique el imperio estadounidense con el presidente que ahora tendrá, no es benéfico para el país. Por ello, se precisa, más que un presidente, un líder presidente, y sin duda, AMLO cumple con dicha función. Un líder que haga políticas públicas para que el país pueda competir, en un futuro, con igualdad y potencia ante otras naciones. Un líder que vaya modificando la dependencia que siempre hemos tenido de Estados Unidos.

Hay muchas otras razones por las cuales AMLO debe ser presidente del país. Y una de ellas es que, México, no aguantaría otro presidente del PAN o del PRI, o de la casta que integra la élite política mexicana rapaz y venal.

Por eso, AMLO debe gobernar. No es la salvación a todo, pero proporcionará esperanzas reales ante una situación a punta de volar en pedacitos a todo el país, incluyéndonos en esa explosión, claro está, a los mexicanos.

Comentarios

  1. EXCELENTE ANALISIS

  2. Y porqué (NÓ), Andrés Manuel López Obrador puede ser el presidente:Las izquierdas no pueden ser democráticas, siempre tienden al totalitarismo de forma perversa, porque no aceptan la pluralidad, ni la libertad, ni la justicia, ni la igualdad, ni al ser humano como entidad diferenciada y única. Tampoco admiten otra creencia que la suya, ni otra creación que la fundamentada en su creencia dogmática, única doctrina financiada desde el Estado con el dinero público.
    Las izquierdas viven en la crítica a lo existente, pero sin ofrecer otra alternativa que la de volver a creer en los Reyes Magos “rojos” o en el Estado Providencia, que para los efectos es lo mismo, las izquierdas crean pobreza acabando con la riqueza, porque en realidad crean otra riqueza, la de los suyos, a costa de empobrecer a los otros.
    Las izquierdas son la mayor estafa ideológica de la historia humana, un invento que ha servido para que los más desaprensivos dictadores, apoyándose en las muchedumbres más ignorantes y confiadas, se hayan convertido en tiranos ecuestres en las democracias menos avanzadas, como las latinoamericanas,a su sombra han crecido las burocracias del Estado con miles de inútiles contratados por el mero hecho de ser afines, sin contrastar ni siquiera sus capacidades para ocupar los puestos que detentan en las instituciones.
    Las izquierdas subvierten el Estado de Derecho, contaminan la justicia con sus planes de salvación y asfixian la libertad con su manipulación de los medios de comunicación por la propaganda. Las izquierdas son una estafa pública permanente a los ciudadanos, presumen de redistribuir la economía más justa, pero lo único que hacen, al igual que ocurrió en la Unión Soviética y los países del Telón de Acero, es llenar el Estado de incapaces que bloquean, gracias a su demostrada ausencia de inteligencia, cualquier alternativa de futuro para un país. Si se quiere hundir una economía, no hay nada como formar un Gobierno de izquierdas. En los países más importantes de Europa no gobiernan las izquierdas.

    • Leticia

      Entonces debes ser parte de ese 1% del país, que se beneficia teniendo un gobierno “de centro” priísta; también debiste ser beneficiado en los sexenios panistas con un gobierno de “derecha”. Qué lástima que no veas la historia neutralmente y las teorías económicas; ya se que es difícil ver las cosas desde un punto de vista neutral, ya que toda la educación publica está enfocada en justificar el institucionalismo y al mismo CAPITALISMO, pero hermano, hay que intentar más cuando eres parte de la clase trabajadora. Felicidades apreciable paisano, tienes el gobierno y la situación económica ideal. Saludos.

    • Bethsy

      Tienes Toda la razon.

Enviar un comentario