Por: Guadalupe Correa-Cabrera (@GCorreaCabrera)*

“… se había formado como una fuerza para hacer el bien, una que crecería hasta convertirse en una red que pudiera influir en acontecimientos como las elecciones.”

– “En el interior de Nxivm, un grupo secreto en el que se marca a las mujeres”. En The New York Times, Noviembre 6, 2017.

20 de mayo 2018, Tijuana, Baja California.- La democracia mexicana podría estar en peligro. Mucho se ha comentado a este respecto últimamente. El fantasma del fraude aparece en vísperas de las elecciones presidenciales en México y amenaza con manchar de negro—o de rojo— al país y a sus instituciones.

Y como se dice coloquialmente: “El miedo no anda en burro” pues las experiencias del pasado reciente reavivan memorias incómodas que se refuerzan con la manipulación de encuestas, la campaña sucia, los intentos de influir en las decisiones del electorado por parte de un poderoso grupo de empresarios, así como con la reaparición de personajes clave en la vida política nacional que estarían dispuestos a todo con tal de no perder sus privilegios.

En este contexto, y al hacer un análisis de redes sociales (network analyisis) aparece de forma inquietante el apellido Salinas de Gortari.

Nada se ha comprobado hasta ahora, pero existen elementos en este análisis que podrían vincular al “Innombrable” y a personas allegadas a él con una peligrosa conspiración para influir en el proceso electoral. La alegada cercanía del ex-presidente con personajes como Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, quien de manera sorpresiva logró colocarse en la boleta electoral, las supuestas reuniones de Salinas con cabezas del establishment político, así como un pasado turbio en tiempos de magnicidios e historias del Golfo hacen que más de uno exprese en diversos medios y redes sociales su preocupación por la posible participación de unos de los hombres más poderosos de México en el intento de limitar, a sangre fría, la voluntad popular.

Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”. Foto: Proceso

Por ejemplo, en una columna extraordinaria que apareció el 15 de abril en la revista Proceso titulada “Estalinismo Electoral”, el académico John Ackerman hace referencia a la posibilidad de que la élite del poder en México y actores vinculados a Carlos Salinas de Gortari secuestren la elección presidencial de este 1º de julio.

Esta idea no parece ser descabellada. La organización del segundo debate y un sofisticado análisis de redes —como esos que están de moda en la academia internacional— podrían proporcionarnos algunas pistas. Los periodistas Yuriria Sierra y León Krauze serán los moderadores en el evento que se llevará a cabo en el gimnasio de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), en la ciudad de Tijuana.

En el marco de estos ejercicios “democráticos” se ha discutido de forma crítica la selección de personajes antagónicos a un candidato presidencial en específico: Andrés Manuel López Obrador. Para algunos, esto podría ser el reflejo de los intentos de la llamada “mafia del poder” por frenar “sea como sea” las aspiraciones del candidato vinculado a las izquierdas y puntero en las encuestas.

Yuriria Sierra y León Krauze. Foto: Especial

En el caso de los moderadores del segundo debate, se destaca la postura contraria de ambos (e incluso animadversión) hacia el tabasqueño, lo cual se sustenta en los comentarios de los comunicadores en sus distintos espacios mediáticos y redes sociales. Por ejemplo, en una lógica que evoca a la Guerra Fría del siglo pasado, León Krauze llega incluso a sugerir la posible intervención rusa a favor del candidato de izquierda con el fin último de atacar directamente a Estados Unidos desestabilizando la relación de este país con México.

El nombre de Yuriria Sierra, para aquellos interesados en redes y en el tema de la trata de personas, vuelve a poner al apellido Salinas de Gortari —ligado recientemente a la comunicadora— en el centro del debate sobre una posible conspiración para perpetrar un gran fraude electoral.

Eventos recientes sugieren que, ahora más que nunca, el ex-presidente pudiera estar interesado en mantener su espacio privilegiado en las altas esferas del poder político en México. Se trata del caso NXIVM (pronunciado Nex-i-um) que involucraría nada más y nada menos que a su hijo, Carlos Emiliano Salinas Occelli, quien según información en diversos medios de comunicación (entre ellos The New York Times y Aristegui Noticias) tejió una red política y financiera en el país para una empresa vinculada judicialmente al delito de trata de personas en su modalidad de esclavitud sexual y prácticas análogas a la esclavitud. A Yuriria Sierra, por cierto, también se le ha vinculado con la empresa NXIVM.

Yuriria Sierra. Foto: Especial

Es un caso escalofriante y por demás complejo. Existen varios informes y testimonios de las supuestas atrocidades perpetradas dentro de lo que parecía ser una secta en donde se practicaba, según algunos expertos, lo que se conoce como “persuasión coercitiva” y donde se llegó incluso a marcar a mujeres con una pluma cauterizadora como parte de los rituales de la aparente sororidad secreta. NXIVM constituía en lo formal una empresa de autoayuda que impartía cursos y talleres de liderazgo para fomentar el éxito personal y empresarial que atrajeron a miles de personas muy influyentes en el mundo de los negocios, la política y los espectáculos a nivel internacional.

La historia es por demás perturbadora y la cobertura mediática es amplísima. Mucho se ha dicho sobre las prácticas de adoctrinamiento de la empresa, su culto al dinero, y los abusos a mujeres principalmente. Vale la pena hacer una búsqueda en medios para conocer más sobre el caso. Además, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, a través del FBI, parece tener un expediente muy extenso de las supuestas prácticas criminales de la empresa.

Y dicho expediente nos lleva hasta México. Keith Raniere, líder y fundador de NXIVM, fue arrestado en marzo de este año en la ciudad de Puerto Vallarta, donde se escondía, después de haber también pasado un tiempo en la ciudad de Monterrey, Nuevo León. Raniere fue extraditado a los Estados Unidos y espera un juicio que se llevará a cabo el 1º de octubre por los delitos de trata de personas y asociación delictuosa para trabajos forzados. Sus empresas se expanden a México y la licencia para operar los cursos de liderazgo y superación empresarial llegó a estar, hasta hace muy poco, en manos del hijo del ex-presidente de México, Emiliano Salinas, quien fuera miembro de la junta directiva de NXIVM en el país, además de su Vicepresidente de Ética.

Emiliano Salinas, Ludwika Paleta y Carlos Salinas de Gortari. Foto: Especial

Salinas Occelli llegó a tener, por varios años, un éxito extraordinario como reclutador en una interesante empresa multi-nivel que prestó sus servicios —a través de los Programas de Éxito Ejecutivo (Executive Success Programs)— a miles de personas, sobre todo a líderes políticos y miembros de la élite empresarial en México.

Entre sus clientes se encuentran influyentes hombres de negocios, hijos de ex-presidentes, familiares de secretarios de estado, políticos prominentes y otros personajes clave en la vida pública del país. Incluso Julián LeBarón y el “Movimiento por la Paz, Justicia y Dignidad” de Javier Sicilia han sido relacionados con el caso NXIVM-México.

El tema es un verdadero escándalo debido a las acusaciones contra Raniere, su cercanía con Emiliano —quien en algún momento se refirió al personaje ahora preso como su mentor y como un hombre heroico— y al nivel de penetración que pudo tener esta empresa entre las élites mexicanas y la política misma. Pero ¿qué tiene que ver este alarmante caso, aún no investigado en México, con las elecciones? Aparentemente nada, pero en realidad, para algunos, podría revelar un intento por parte de quienes manejan la empresa a nivel nacional de influir en la vida política del país y en la selección de sus líderes.

Emiliano Salinas con Raniere. Foto: Especial

Cabe destacar que en un artículo que aparece en noviembre del año pasado en The New York Times sobre NXIVM se menciona literalmente que la agrupación formada para “hacer el bien … crecería hasta convertirse en una red que pudiera influir en acontecimientos como las elecciones”.

Es curioso cómo el apellido Salinas ha aparecido frecuentemente en los últimos meses, pues algunos atribuyen al llamado “Innombrable” aún una enorme influencia en la política mexicana. Su cercanía con El Bronco y con otros actores clave en esta contienda levantan suspicacias. Asimismo, la cercanía del ex-presidente con uno de los moderadores del segundo debate es de resaltarse. Yuriria Sierra es quizás una de las periodistas mexicanas que más acceso ha tenido al ex-presidente y su familia en los últimos años y esto es verificable con una simple búsqueda en medios electrónicos y redes sociales.

Es curioso además que su nombre aparezca en medios relacionado con el caso NXIVM y un supuesto intento de secuestro por parte del ex-mentor de Salinas Occelli. Vale la pena revisar los reportes de prensa y las redes sociales pues el caso es sumamente interesante**. Nada se puede comprobar y la evidencia de la participación de Sierra en este supuesto complot parece bastante frágil. Sin embargo, la historia demuestra una relación más o menos estrecha entre dos protagonistas de este episodio en la actual trama electoral mexicana.

El segundo debate presidencial tendrá lugar en Tijuana, Baja California, en la misma ciudad donde asesinaron al candidato a la presidencia Luis Donaldo Colosio Murrieta. El apellido Salinas se vuelve a mencionar —perdiendo así su carácter de “Innombrable”— y los fantasmas de la caída del sistema, de un magnicidio y del fraude electoral aparecen de nuevo en el debate público en México. En Tijuana recuerdo una era donde la impunidad, los magnicidios y la crisis política reinaban en el país en la última década del siglo pasado, cuando Carlos Salinas de Gortari era presidente.

Raniere está preso y esperando su juicio por el delito de trata, entre otros. Salinas Occelli decide abandonar la dirección del capítulo mexicano de NXIVM después de quince años de “operación exitosa”. Si Raniere resulta culpable, probablemente se investigará a Emiliano, pero seguramente no en México. Si las hay, el Departamento de Justicia de Estados Unidos tendría las evidencias***. Es difícil que se investigue el caso en nuestro país, como es costumbre cuando se trata de mega-escándalos de corrupción o de conspiraciones que vinculan a los grandes hombres del poder.

Emiliano Salinas. Foto: Proceso

Los que sabemos del tema de trata y conocemos la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas en México, conocemos las implicaciones para el que somete o recluta, es decir, para el que participa en la red. Me pregunto por qué en este caso tan escandaloso no haya surgido un pronunciamiento por parte de la comunidad de activistas que luchan unidos contra la trata en nuestro país. Aún no se comprueba nada, pero la empresa NXIVM que operaba en México puede ser relacionada —por la estrecha relación comercial y operativa con Raniere— con prácticas escandalosas de esclavitud en la era moderna.

Esperemos que en las elecciones de este 1º de julio no se secuestre la democracia mexicana y se permita a los ciudadanos elegir con verdadera libertad a su próximo presidente. No queremos ser tratados como esclavos; queremos votar y decidir libremente. Digamos No a la Trata en México.

Nota: Esta columna se basó principalmente en información proporcionada por The New York Times, Times Union, Forbes, Observer, Metroland, El País, Aristegui Noticias, La Jornada, Animal Político y otros sitios en Internet tales como El Blog De Izquierda y The Frank Report. Recomiendo ampliamente la revisión de los artículos en estos medios relacionados con el caso NXIVM. Muchos otros medios nacionales e internacionales han cubierto el caso NXIVM.

*La autora es profesora en la Universidad de George Mason en VIrginia, Global Fellow en el Wilson Center y Non-Resident Fellow en el Centro México del Baker Institute de la Universidad de Rice.

**Se recomienda revisar sobre todo los comentarios y el análisis que mencionan el nombre de la comunicadora mexicana en la supuesta conspiración para secuestrar a las mujeres que se encuentran en el sitio web The Frank Report. Dicha página fue creada por Frank R. Parlato Jr., un empresario de la zona de Búfalo, Nueva York, quien llegó a establecer vínculos cercanos con actores clave en la organización.
***Cabe destacar que hasta el día de hoy no existe denuncia formal directa en Estados Unidos contra el capítulo de NXIVM en México. Recientemente, la empresa ESP-México se deslindó de los actos de Ranierealegando total desconocimiento de los hechos. Sin embargo, al hacerlo entró en contradicciones pues, al parecer, Emiliano y su hermana CeciliaSalinas Occelli sí estaban enterados de las acusaciones contra el que fuera socio comercial de ambos.