Por: Redacción (@revistapolemon)

16 de enero 2017.- En respuesta a la pregunta de Enrique Peña Nieto sobre qué hubieran hecho los mexicanos para no aumentar el precio de la gasolina, Andrés Manuel López Obrador le contestó que él hubiese vendido el lujoso avión presidencial.

“Le respondemos: vender el avión de inmediato y no aumentar los precios”, dijo durante su gira por Veracruz.

Para López Obrador, el lujoso avión presidencial que utiliza Enrique Peña Nieto es un insulto para el país, “pero como es un pequeño faraón acomplejado, aceptó el regalo que le dejó el panista Felipe Calderón”.

AMLO señaló que vendería también la flotilla de helicópteros que tiene el Gobierno Federal, pues en los últimos diez años, se han gasto 90 mil millones de pesos en la compra de estas  aeronaves.

El presidente de Morena, recordó que en una de las reuniones de los gobernadores con Peña Nieto, realizada en Oaxaca, el ejecutivo federal llegó en su avión recién comprado en 7 mil 500 millones de pesos, un gesto que fue imitado por los ejecutivos de los estados, provocando que el aeropuerto de Huatulco estuviese lleno de aviones, “como si se tratara de un estacionamiento de bicicletas”.

AMLO lamentó que por la corrupción, la gasolina sea más cara en México que en Estados Unidos donde el hidrocarburo tiene un costo por litro de 10 pesos en comparación de los 16 pesos que se pagan en México por esa misma cantidad, una situación que se repite con el salario, pues en el país vecino del norte a los trabajadores se les paga diez veces más que en México.

“Tienen el negocio de la compra de la gasolina en el extranjero, nosotros tenemos petróleo y se vende crudo. Se vende la materia prima. No se hace una nueva refinería en México desde hace 40 años (…) Aquí en México sólo hay 6, mientras que en Estados Unidos tienen 150. ¿Por qué no se hacen las refinerías? Porque el negocio es como de 20 mil millones al año”.

López Obrador criticó que la reforma energética de Peña Nieto le haya otorgado el permiso de hacer negocio con las gasolinas a tres empresas, entre ellas la empresa Oxxo, perteneciente a la multinacional Femsa, propiedad de la familia regiomontana Garza Sada.

“¿Qué hace Oxxo vendiendo gasolina? Recibió permisos para importar. Saben lo que es negocio y lo que no. Miren los Oxxos por todo el país, parecen hongos después de la lluvia, ahora van a vender gasolina. Ya ni siquiera Pemex, lo harán privados”.