Desde hace dos días, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha insistido en que su país y México firmaron un acuerdo “secreto” sobre inmigración, y que pronto se dará a conocer.

Hoy, en la Casa Blanca, el mandatario estadounidense enseñó una hoja donde supuestamente estaba los puntos de ese acuerdo secreto, y que, afirma, no han sido revelados a la opinión pública.

 

Sin embargo, Donald Trump nunca imaginó que con varias imágenes que captaron fotógrafos de la hoja cuando la enseñó, y con acercamientos, se podría establecer algo de lo que decía dicha página, y saber por quién estaba firmada.

 

Así pues, según un análisis del diario The Washington Post, la hoja no está firmada ni por los presidentes de ambos países ni por secretarios de estado. Por parte de Estados Unidos, parece ser que la signa Marik A. String, quien es subsecretario de Estado para Asuntos Político Militares; y por parte de México, Alejandro Celorio Alcántara, que es asesor jurídico de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Lo que se logra rescatar del documento (de las imágenes que captaron de la hoja) es que aborda el tema de los refugiados a Estados Unidos, en los términos iguales a los explicados ayer por el canciller mexicano, Marcelo Ebrard:

Ellos estaban insistentes en que México ya, digamos, firmara un acuerdo de tercer país seguro. ¿Esto qué significa? Que las personas que van hacia Estados Unidos se queden en México y hagan su trámite de asilo en México no en Estados Unidos. Nosotros dijimos que no nos parecía aceptable ese tema. Ahí empezó la discusión, eso fue el día que tuvimos la reunión que fue el miércoles. Todo el jueves fueron los razonamientos de nosotros sobre estos cuatro temas, los cuatro que les llamó felizmente nuestra embajadora, los cuatro pilares de esta posible negociación. Entonces, eso fue todo el jueves, hasta el viernes. Dijimos: Bueno, aquí hay una cosa, si lo que nosotros decimos funciona, entonces ayúdanos en Centroamérica a que haya mejores condiciones de desarrollo y ya lo que importa no es el medio para lograrlo, sino el fin, que es que el flujo migratorio tenga números razonables. Ellos, dijeron: ‘Bueno, si no funciona tu medida, entonces vas a tener discutir la que yo propongo’. Se nos hizo un trato razonable. Es decir, si nosotros tenemos razón ya salimos adelante y si no tenemos razón tenemos que volver a hacer una ronda de conversaciones y negociaciones para hacer buscar otras medidas.

En la reunión con el vicepresidente de Estados Unidos, ellos estaban insistentes en lo de tercer país seguro o primer país de asilo. Entonces, les dijimos -que yo creo que este fue el logro de la negociación más importante- tengamos un plazo para ver si México y lo que está proponiendo tiene razón y si no nos sentamos entonces a ver las medidas adicionales que ustedes proponen y otras que pensamos nosotros.

En el documento, según reporta The Washington Post, el tema es ése, y se establecen ciertos tiempos para que se cumplan los acuerdos, algo que también informó Marcerlo Ebrard ayer.

Así pues, la hoja que hoy Donald Trump mostró, asegurando que era el acuerdo “secreto” entre México y Estados Unidos, es en realidad un documento que aborda temas que ya han sido hechos públicos, y que está firmado por dos funcionarios que no son ni secretarios de estado ni, por supuesto, los presidentes ambas naciones.