La toma de protesta del Presidente Andrés Manuel López Obrador le costó a los mexicanos 41 millones 18 mil 479 pesos.

Lo pagado por el gobierno federal por el evento realizado el 1 de diciembre pasado incluyó la organización del evento, transporte, equipo de sonido, acondicionamiento de espacios, servicio de internet y el hospedaje en habitaciones de lujo para más de 100 mandatarios e invitados especiales, según publicó este miércoles el diario El Universal.

De acuerdo con la información que el medio solicitó a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), fueron emitidas dos facturas por las empresas Creatividad y Espectáculos S.A de C.V. y Huellas de México S.A de C.V. por los servicios brindados en torno a la comida que se ofreció luego de la ceremonia de cambio de poderes.

“Los bienes y servicios contratados incluyen, entre otros: organización del evento, transporte, hospedaje, alimentos, equipo de sonido, renta y acondicionamiento de espacios, servicio de internet y todo lo necesario para llevar a cabo la transición”, se indica.

Además, en el oficio UDT-2537/2019, las direcciones General de Protocolo, y de Programación, Organización y Presupuesto de la Cancillería, señalaron que las contrataciones se hicieron para cubrir la logística de la ceremonia “garantizando un mejor servicio, precio y calidad”.

En la primer factura se detalla que Creatividad y Espectáculos, S.A de C.V. cobró a Relaciones Exteriores por “actividades con motivos de la preparación y ejecución de la transmisión del Poder Ejecutivo Federal 2018”, una suma total de 40 millones 316 mil 772 pesos.

En la factura de Huellas de México S.A. de C.V., se indica el cobro de 701 mil 707 pesos por un servicio de cafetería para las reuniones de trabajo en la SRE durante el evento Transmisión de Poder Ejecutivo Federal, el cual tuvo lugar el 1 de diciembre en la Ciudad de México.

El Universal también señala que, aunque los gastos fueron realizados por la transmisión de poderes del titular del Ejecutivo federal, “la Oficina de Presidencia dijo que es atribución de la SRE promover, propiciar y asegurar la coordinación de acciones en el exterior de las dependencias y entidades de la administración pública federal, sin afectar el ejercicio de las atribuciones que a cada una de ellas corresponda”.

Hospedaje para los invitados especiales

La SRE entregó a El Universal una relación de dónde fueron hospedados cada uno de los 133 mandatarios e invitados especiales que asistieron a la transmisión de poderes. Ahí, destaca que fueron alquiladas habitaciones en cinco hoteles de lujo en la Ciudad de México.

El documento indica que Ivanka Trump, hija de Donald Trump; Michael Pence, vicepresidente de Estados Unidos y el rey Felipe VI, fueron alojados en el Hotel Presidente Intercontinental.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro y dos de sus acompañantes, estuvieron hospedados en el hotel Camino Real, mientras que el mandatario de Bolivia, Evo Morales, se alojó en una habitación del J. W. Marriot.

¿Qué se ofreció en el banquete?

En la comida celebrada ese día, los invitados pudieron disfrutar de algunos platillos típicos mexicanos. Como entrada se ofreció ensalada de calabazas criollas en cama de pipián y crema de huitlacoche.

El segundo tiempo incluyó costilla en salsa de axiote con esquites y molote de plátano, mientras que, de postre, se podía elegir entre dulce de zapote negro con nieve de mandarina o dulce de calabaza de castilla con crema montada de vainilla y garapiñados.

En el evento, los asistentes también recibieron un pin conmemorativo el cual es color dorado y, alrededor del escudo mexicano, destacaba el nombre del mandatario y la fecha “1-DIC-2018”.

Para ambientar el evento se escucharon melodías interpretadas por la Camerata Instrumental de México, la cual tocó canciones como Sobre las Olas, Huapango, Siete Lagunas, Las Alteñitas, Mi Ciudad o México en la Piel.