El ex Secretario de Comunicaciones y Transportes del sexenio de Enrique Peña Nieto, Gerardo Ruiz Esparza enfrenta cinco denuncias en su contra ante la Fiscalía General de la República (FGR) por presuntas transferencias ilegales de dinero y concesiones irregulares a la constructora OHL México.

Cuatro de estas denuncias fueron interpuestas en noviembre pasado por la iniciativa Ahora.

Una de estas denuncias “se refiere a la transferencia de 3 mil 600 millones de pesos que hizo Ruiz Esparza ilegalmente desde la Secretaría de Comunicaciones [en septiembre de 2016] al Gobierno del Estado de México [de Eruviel Ávila Villegas] como un supuesto subsidio, en algo completamente irregular armado por Ruiz Esparza y Videgaray”, indicó Paulo Díez Gargari, abogado de Ahora.

Díez Gargari agregó que quien designó arbitrariamente el monto a pagar fue Banobras, quien era dirigido entonces por Alfredo del Mazo, actual Gobernador del Estado de México.

Alfredo del Mazo, Gobernador del Estado de México

Por su parte, el delegado del Fondo Nacional de Infraestructura era Luis Limón Chávez, quien hoy se desempeña como Secretario de Comunicaciones del Estado de México.

La defensa de Ruiz Esparza

En 2018 el Senador Emilio Álvarez Icaza acusó a Ruiz Esparza de ser el “protagonista principal” de casos de corrupción durante el sexenio pasado.

“Si hubo traslado de dinero ilegal, me sumo a la denuncia. Vayamos a denunciar a OHL por haber transmitido dinero ilegal a España. No tengo conocimiento absolutamente de nadie, y lo digo aquí bajo protesta de decir la verdad. Pero si lo hizo, y lo hizo indebidamente, con mucho gusto me sumaría yo a una denuncia en contra de la empresa por hacer algo indebido en contra de México”, dijo en su defensa Ruiz Esparza.

Aseguró que no había absolutamente ningún vínculo con Grupo Higa y que ni ésta ni OHL habían sido favorecidas en ningún sentido, sino que habían cumplido su trabajo.

También dijo desconocer de qué hablaba Álvarez Icaza cuando éste se refirió a dicho subsidio.

Explicó que para evitar entregar por 20 años la carretera Chamapa-Lechería al Gobierno del Estado de México -lo cual habría costado 5 mil millones de pesos anuales- la SHCP de Luis Videgaray estableció en ese momento cómo se pagaría eso en lugar de entregar la autopista.

“Fue un acuerdo ajeno a la SCT. Desconozco cuánto fue, desconozco su destino, no participé en ello”, dijo.

Una nueva denuncia

El 15 de agosto pasado, Ahora presentó una quinta denuncia ante la FGR.

Ésta pide que se investiguen los hechos probablemente constitutivos de delito relacionados con la compra a un sobreprecio de 20 millones de dólares del sistema de barrera móvil con cargo al Circuito Exterior Mexiquense en 2009, cuando Ruiz Esparza dirigía la SCT del Estado de México.

“Lo del Circuito Exterior Mexiquense es un asunto que huele mucho a corrupción, por todo lo que tiene que ver con Aleatica, antes OHL. Lo que nosotros planteamos es que la Fiscalía tiene que indagar para que determine si hay omisión o daños al erario público estatal y actúe en consecuencia. El ‘Señor del socavón’ [Ruiz Esparza] estuvo inmerso en estas trampas de la compra de las barreras móviles que no les han servido a los mexiquenses. Ahí están abandonadas”, dijo a SinEmbargo el Diputado Faustino de la Cruz Pérez que presentó el Punto de Acuerdo en la Cámara de Diputados mexiquense.

No obstante, el funcionario reconoció que al ser un gobierno priísta ve “muy complicado” que el Fiscal del Estado, Alejandro Gómez Sánchez investigue, pues es un “entrampado de orden jurídico y político”.

Circuito Exterior Mexiquense

Calificó dichas acciones de ser “una pesadilla que nos cuesta mucho y es una sangría a la economía de los mexiquenses”.

Fue en 2009 que el sistema de barrera móvil fue adjudicado de manera directa a la Operadora Barrier Systems de México, empresa conformada en 2007.

Ricardo Arturo San Román Dunne, uno de los accionistas de esa empresa es hermano de Roberto San Román Dunne, compadre del entonces Gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto.

Por ese motivo, el comunicado sobre la denuncia incluso señala que dicha empresa podría estar relacionada con la casa del ex Presidente en Ixtapan de la Sal.

Fue en 2015 que el diario estadounidense The Wall Street Journal dio a conocer que, en 2005, Peña Nieto compró dicha residencia, ubicada en el club de golf Gran Reserva, a una empresa de Roberto San Román Widerkehr.

“Como el sistema comprado no era necesario, fue abandonado durante diez años debajo de un puente en el Circuito Exterior Mexiquense y la Av. Central, muy cerca de la caseta de cobro auxiliar A5, donde pasó la mitad de su vida útil echándose a perder sin beneficio para nadie, salvo para Aleatica, que registró 480 millones de pesos como supuesta inversión de recursos propios por este concepto en el Circuito Exterior Mexiquense, lo que le genera un rendimiento real anual de 10 por ciento más inflación”, indica la denuncia.

Hasta este día, dicha inversión rebasa los mil 500 millones de pesos de rendimiento.

Los negocios de Aleatica

De acuerdo con el abogado Paulo Díez, inicialmente la oferta económica de Aleatica (antes OHL) era de 700 millones de pesos en favor del gobierno del Estado de México y el otro participante ofreció mil 500 millones de pesos, es decir el doble.

Asimismo, la empresa ofreció como contraprestación periódica que se la paga a la entidad que entrega la concesión el 0.5 por ciento de los ingresos obtenidos durante la vida del proyecto de la concesión, y el otro participante ofreció 40 veces más, es decir, el 20 por ciento.

“¿Por qué se le adjudicó a Aleatica cuando existía una mejor oferta, más superior y más competente para el Gobierno del Estado de México?”, cuestionó Díez.

Añadió que lo importante es terminar con todas las redes de corrupción donde se entremezclan las mismas empresas y los mismos personajes, dijo.

Dijo que espera que ahora que salió el Subprocurador Especializado en Investigación de Delitos Federales, Felipe de Jesús Muñoz Vázquez, las denuncias avancen en la FGR.