El empresario Carlos Slim convocó a una rueda de prensa para defender la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), tras la polémica que ha generado que Andrés Manuel López Obrador anunciara que suspendería o cancelaría el proyecto.

Según Slim, cancelar el NAICM sería frenar el desarrollo del país y el bienestar para los habitantes de esa marginada zona del del Valle de México, pero ¿serán esos los únicos intereses que salió a defender el empresario?

Carlos Slim y su familia han ganado el 68% del monto licitado hasta la fecha, es decir, que de los contratos que se han otorgado hasta ahora, por cerca de 140 mil millones de pesos, 94 mil millones de pesos se repartieron en tres contratos entregados a consorcios donde se encuentran Carso Infraestructura y el despacho de arquitectos de Fernando Romero (yerno de Slim).

Fernando Romero Enterprises fue el ganador de la licitación para el diseño arquitectónico del proyecto, por 1,842 millones de pesos, en un concurso en el que también participaron estudios como Rogers Stirk Harbor y Pascuall+Watson. 

Por otra parte, para la construcción de la obra pública del NAICM, Slim formó un consorcio con empresarios como Carlos Hank Ron (Grupo Hermes), Olegario Vázquez Raña (Prodemex), Bernardo Quintana (ICA) e Hipólito Gerard (GIA) -relacionado con el ex presidente Carlos Salinas-.

A este grupo se le otorgaron dos de los contratos más importantes para la primera fase de construcción del proyecto, como la construcción de la Pista 3, por un monto de 7,353 millones de pesos o la terminal aeroportuaria, por 84,828 millones de pesos.

En conferencia de prensa

Fue este lunes que el hombre más acaudalado de México ofreció una conferencia de prensa para manifestar su posición con respecto a la amenaza que ha hecho el candidato de Morena sobre detener la construcción del NAICM.

“Suspender el proyecto es suspender el crecimiento del país”, dijo el empresario, y añadió que la inversión de este proyecto puede ser el detonante más grande del país, pues México necesita un proyecto de estas características y dimensión.

“En mi vida he visto un proyecto que pueda tener tanto impacto económico en un área como lo es el Nuevo Aeropuerto. Es un gran detonador, sólo lo puedo comparar con el Canal de Panamá”, declaró Slim.

Por último, el director de Grupo Carso propuso también utilizar una de las pistas del actual aeropuerto para crear un nuevo Paseo de la Reforma, donde haya espacios de conciencia, cultura y comercio, parques y áreas recreativas, oficinas, departamentos, hoteles, museos, entre otros.

Por la tarde, López Obrador le respondió al empresario que la construcción de la nueva terminal aérea no es un buen negocio para los mexicanos, sino sólo para los contratistas, y si él considera que es buen negocio para él, “que lo haga con su dinero”.

Añadió que Slim estaba siendo utilizado para intentar detener el avance de Morena, en una estrategia que no iba a funcionar.

“Seguramente le pidieron que saliera a dar esta conferencia. Seguramente Peña Nieto o Salinas, pero tampoco me preocupa mucho, no tengo pleito con él ni con nadie”, dijo el candidato desde Sonora.

Un proyecto inviable

López Obrador ha dicho en varias ocasiones que revisará la viabilidad técnica, económica y social del NAICM, pues es un proyecto lleno de corrupción que demanda mucho presupuesto público.

Como alternativa ha propuesto la construcción de dos pistas en las instalaciones militares de Santa Lucía, lo cual permitiría un ahorro de más de 200 mil millones de pesos. Además, sugiere que lo que ya se ha construido como parte del NAICM podría asignársele al Ejército para hacer edificaciones no muy altas -debido a los problemas de hundimientos de la zona- que funcionaran como oficinas públicas.

Con información de Obras, del grupo Expansión.