El jueves de la semana pasada la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México activó la Alerta Amber para dar con el paradero de Fátima, de 7 años de edad, quien fue vista por última vez el 11 de febrero en la  colonia Santiago Tulyehualco, aproximadamente a las 18:40 horas, en la Alcaldía Xochimilco.

El sábado fue hallada sin vida en calles de la Alcaldía Tláhuac de la Ciudad de México. Su cuerpo fue abandonado en un camino de terracería, estaba envuelto en bolsas de plástico. Fue el tío de la menor, quien informó del crimen en su cuenta de Twitter: “Amigos, quiero darle las gracias por toda su ayuda… hoy la encontraron asesinada, desnuda y torturada”.

En tanto la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México ha iniciado con investigaciones para encontrar al autor material del asesinato de la menor, su madre, María Magdalena Antón Fernández,  señala a Alan Herrera como el responsable del feminicidio de la pequeña; y asegura que también es culpable de haber asesinado a su hermana, su cuñado y otras mujeres, sin embargo, resalta, las autoridades de Azcapotzalco le brindan protección.

“Ese hombre no se va a tentar el corazón con ninguna mujer, si no se lo tentó con mi hermana ni con otras mujeres más. Se tiene que hacer justicia. Tienen que detenerlo de una vez”, dijo María Magdalena a las afueras del Instituto de Ciencias Forenses (INCIFO) de la Ciudad de México.

También aseguró que Alan Herrera tiene a dos de sus sobrinos, pero es protegido por las  autoridades ya referidas. “Él tiene a mis sobrinos: David y Guillermo. Y yo se dónde los tiene pero la Fiscalía de Azcapotzalco lo quieren apoyar a él. Ellos todavía están con vida, a los únicos que les quitó la vida fue a mi hija Fátima Cecilia Aldrighett Antón, a mi hermana Claudia Verónica Antón Fernández y a mi cuñado Armando Serrano. Entonces se les tiene que hacer justicia”.

Sin embargo, la Fiscalía de la Ciudad de México informó que la persona de nombre Alán Herrera ya está fallecida desde hace algunos años.

Mientras tanto, padres de familia de la escuela Primaria Enrique C. Rébsamen, —donde ocurrió el secuestro—, se manifestaron este lunes con pancartas pegadas en la entrada del recinto en las que se leían las siguientes consignas: “Ni una más. Ya basta”, “Exigimos justicia para Fátima”, entre otras más. 

Los padres exigieron en su protesta, medidas de seguridad  en las inmediaciones del plantel. 

Vecinos y personas que conocían a la niña protestaron este domingo, y miles de usuarios de redes sociales se sumaron al clamor de justicia, para pedir además un alto a la violencia, ya que hace una semana se registró el feminicidio de Igrid Escamilla. 

“Es indignante, aberrante, doloroso que alguien sea capaz de herir a una niña; este crimen no va a quedar impune”, escribió la mañana de este lunes,  Claudia Sheinbaum Pardo, Jefa de Gobierno capitalina, a través de su cuenta de Twitter.

Hasta el corte de esta edición, de acuerdo con las investigaciones que ha hecho la Fiscalía de la Ciudad de México, se tiene un video en el que se muestra el momento en que Fátima es sustraída del colegio Enrique Rébsamen por una mujer, el cual ya se ha difundido en redes sociales.

Además, la dependencia afirmó que cumplimentaron una orden de cateo en un inmueble de la Alcaldía Xochimilco en la que recabaron entrevistas de los habitantes de dicho domicilio cateado, así como de algunos testigos. El vocero de la Fiscalía, Ulises Lara López, comentó que se lanzó una recompensa de 2 millones de pesos a quien aporte información que permita dar con el paradero de quien haya participado en la sustracción de la menor. 

“Particularmente una mujer que de acuerdo con material de videograbaciones recopilado por policías de investigación es quien recoge a la pequeña de la escuela”, dijo.

Las autoridades de la Fiscalía pusieron a disposición de la ciudadanía los teléfonos de atención de la FGJ-CdMx, 55 5200 9000, y del Consejo Ciudadano, 55 5533 5533, para que compartan los datos que ayuden a dar con los presuntos responsables de la desaparición y asesinato de la niña.

La sustracción, la privación de la libertad y el asesinato de la niña habrían ocurrido en un radio menor a los dos kilómetros, lo que constituye una de las principales líneas de investigación de la Fiscalía. 

Luis Humberto Fernández Fuentes, titular de la Autoridad Educativa Federal de la Ciudad de México, aseguró que la primaria que entregó a Fátima a una mujer desconocida, sí tendría culpabilidad, debido a que de acuerdo con los protocolos solo se puede hacer entrega de un o una menor a quien porte las credenciales entregadas para tal efecto.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador. Foto: Especial

Habrá justicia asegura AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador, lamentó el feminicidio de Fátima este lunes en su conferencia de prensa matutina, donde se le cuestionó por el tema.

“Muy lamentable que esto suceda y desde luego estamos haciendo todo lo que nos corresponde para evitarlo. Yo creo que lo más eficaz es procurar entre todos y desde luego el Gobierno es el principal responsable de aplicar una política para tener una sociedad mejor”, dijo.

El tabasqueño dijo  que “se cayó en una decadencia”, el cual ha sido “un proceso de degradación progresivo que tuvo que ver con el modelo neoliberal. Siempre he dicho que se mide el desempleo, el crecimiento económico, se mide incluso el número de homicidios, pero no se mide el grado de descomposición social que produjo la política neoliberal. Hay una crisis profunda de pérdida de valores”. 

AMLO reconoció la labor de Claudia Sheinbaum, de quien dijo, que “es una mujer con principios, honesta, íntegra, humana. Puedo decir lo mismo de la Fiscal de la Ciudad de México”.

Dijo que se encontrará a los responsables, pero más allá de eso, recalcó que se tendrá que “purificar la vida pública”.

“No le veo otra salida porque no produjo el neoliberalismo una crisis, produjo una decadencia, algo que atañe a todos los órdenes de la vida pública”.

AMLO y Claudia Sheinbaum. Foto: Presidencia de la República.

Acepta Sheinbaum que hubo fallas

Por la tarde, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, admitió que las autoridades capitalinas cometieron  una serie de  “negligencias” en la desaparición y homicidio de la menor.

“Hay una cadena, yo lo diría, de negligencias en instituciones, y para poder cambiarla tenemos que saber la verdad desde el principio hasta el final”, explicó tras reunirse con los familiares de la menor.

Sheinbaum Pardo indicó que investigará porqué se cometieron omisiones cuando había los elementos para buscar de inmediato a la niña.

“Para poder cambiar la situación, tenemos que saber la verdad desde el principio hasta el final: cuándo fue que se puso la primera denuncia, qué fue lo que hizo el primer Ministerio Público, el segundo, el tercero; cómo actuaron todas las instituciones, primordialmente las distintas áreas de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, la policía de la ciudad, desde el momento en que ocurre la desaparición hasta el momento en que se encuentra el cuerpo de Fátima”, añadió.

La madre de Fátima responsabilizó ante los medios de comunicación a un hombre llamado Alan Herrera Pese a ello, sin embargo, la titular del Gobierno capitalino descartó la presencia de un supuesto asesino serial en la capital, aunque recalcó que en caso de Fátima se hará justicia.

Por su parte, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia de la Ciudad de México (DIF) informó sobre la existencia de un expediente del caso de la familia de la menor, en el que tenía conocimiento de “problemas en el círculo familiar, descuido y maltrato emocional hacia un niño y dos niñas”.

Mediante un comunicado, la dependencia capitalina señaló que en 2015 un trabajador social asistió al domicilio donde ubicó a la madre de las menores, quien “informó que estaba siendo atendida por una trabajadora social del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF Nacional)”.

De acuerdo con el organismo, la trabajadora nacional del DIF confirmó el reporte de maltratar a los menores, pero el sistema capitalino dio por cerrado el caso.

En julio de 2017 el DIF capitalino recibió una llamada de una persona, identificada como la tía de la menor, en la señalaba que “existía descuido y negligencia generado por la progenitora y padrastro, y solicitó orientación para el proceso de guardar y custodia de sus sobrino, mismo que se le proporcionó, posterior a esa fecha no se tiene ninguna interacción con la solicitante”.