El pasado 15 de septiembre, el Presidente Andrés Manuel López Obrador envió a la Cámara de Diputados una iniciativa de Ley de Amnistía con la cual se busca poner en libertad a personas que estén presas de manera injusta o por delitos que no sean considerados graves.

Además, esta iniciativa busca ofrecer nuevas oportunidades de reinserción sociales a quienes logren esta amnistía.

“Es compromiso permanente del Ejecutivo Federal a mi cargo hacer todo lo posible por aliviar las injusticias. (…) La Ley de Amnistía que someto a consideración de esa Soberanía es una expresión concreta de ese compromiso, así como manifestación de mi voluntad de arrancar de raíz las causas de la pobreza y la marginación”, indicó AMLO.

No obstante, es importante aclarar que no es lo mismo la amnistía que el indulto, ya que éste último es un tipo de perdón que sólo puede otorgar el Presidente, cuando la amnistía requiere de un análisis para definir si se otorga o no.

¿Quiénes serán beneficiados?

Principalmente se busca atender a mujeres, indígenas y jóvenes, pues de acuerdo con el Presidente, muchas personas de estos sectores han sido obligadas a cometer delitos debido a su condición de pobreza.

“Las estadísticas disponibles y las evidencias muestran que existe una relación inversa entre el acceso a la justicia y la condición económica de las personas. A menor nivel de ingreso, mayor posibilidad de que la justicia se convierta en su antítesis, en una injusticia”, escribió AMLO en la propuesta de ley.

López Obrador ha sido claro al indicar que hay tres condiciones para que las personas puedan beneficiarse:

  1. Que su sentencia en firme haya sido la primera que recibieron por el delito del que se les acusó.
  2. Que no hayan sido condenadas por delitos en los que se privó de la vida a otra persona, por delitos contra la integridad corporal o secuestro, o se provocaron lesiones graves con secuelas permanentes.
  3. Que en la comisión del delito no hayan empleado o utilizado armas de fuego.

Mientras tanto, los indígenas que hayan cometido cualquier delito, pero que no hayan tenido acceso a la justicia con intérpretes o especialistas que no conocen su cultura, también podrán ser candidatos a la amnistía.

“En el caso de personas pertenecientes a las comunidades y pueblos indígenas, dada sus características socioeconómicas y culturales, se ha observado que, en algunos casos, al momento de ser indiciados, no ejercen enteramente su derecho de defensa en los procedimientos penales”.

El pasado 17 de septiembre, durante su conferencia matutina, el mandatario aseguró que, en caso de ser aprobada, la Ley Amnistía beneficiará a la población de escasos recursos y que no tuvo la oportunidad de recibir una defensa justa.

¿Qué delitos podrán obtener la libertad?

Con la Ley Amnistía, los delitos no considerados graves que pueden contemplar este beneficio son:

  • Aborto: En la mayor parte del país es considerado un delito el aborto y es penado con cárcel, tanto para la mujer que se somete a uno, como para la persona que lo ejecuta. Esta ley considera que pueden salir en libertad las mujeres, médicos y parteros que lo practiquen.
  • Delitos contra la salud: Aquellas personas acusadas de narcomenudeo podrán salir en libertad únicamente si se comprueba que cometieron dicho delito por condiciones de pobreza -como las comunidades indígenas que siembran amapola o marihuana-, obligados por algún familiar o su pareja, o bien, por algún temor infundado por grupos de la delincuencia organizada.
  • Presos políticos: Todas las personas que fueron encarceladas por pertenecer a grupos con ideologías diversas y que, incitados por estos, cometieron delitos menores.
  • Robo simple y sin violencia: Si alguna persona robó, no mató a nadie y su sentencia fue de cuatro años o menos, también podría beneficiarse con esta ley.
  • Consumo de drogas: En la actualidad sólo se permite portar cierto gramaje para consumo personal, por lo que esta ley permitirá que las personas encarceladas por portar hasta el doble de la cantidad máxima, salgan en libertad.

“Se trata, en muchos casos, de personas jóvenes detenidas por posesión de drogas en cantidades mayores a las permitidas por la legislación aplicable para consumo propio, o por haber participado en su transporte o comercialización”, dijo.

¿Cómo solicitar este beneficio?

Será la Fiscalía General de la República (FGR) la encargada de decidir si las solicitudes que se hagan para obtener la amnistía son positivas o negativas, excepto en el caso de los presos políticos, donde la responsable será la Secretaría de Gobernación.

Dicha petición podrá ser realizada por un familiar de la persona presa, o bien, por alguna organización civil.

Ahora será la Cámara de Diputados la encargada de analizar la ley enviada por el Presidente, podrán hacerle los ajustes que consideren necesarios y determinar si se aprueba o no.

Preferentemente esta propuesta deberá ser analizada en 31 días.

Si al finalizar este plazo no se ha resuelto, el tema deberá ser el primero en abordarse en la siguiente sesión del Pleno y, de ser aprobado o modificado deberá enviarse a la cámara revisora, para que se discuta.

Luego se deberá votar bajo las mismas condiciones que en la cámara de origen.