Un barril de petróleo tamaño USA contiene 159 litros. A 24 dólares por barril, cada litro vale… piénsenle. Con el dólar a 18 pesos, cada litro de crudo ligero extraído en México vale tres veces menos que la mayoría de los productos más baratos que hay en Oxxo. Por ejemplo, el agua, la sopa Maruchan, el Tin Larín. A esto redujo don Carlos, el capo de capos, la industria que desde los años setenta fue la base de la economía mexicana.

Hasta el pasado mes de octubre, mi fecha límite para pagar en Telcel vencía los días 5. Cuando renové el plan, me informaron que a partir de noviembre podría hacerlo hasta el 10. En noviembre pagué el día 9, en diciembre el día 11, nadie me molestó con apremios de cuentachiles… El pasado 5 de enero mi teléfono amaneció intervenido por una grabación del departamento de cobranzas: mi saldo había expirado, iban a permitirme seguir respirando tiempo aire, pero antes de cada llamada tendría que soportar esa monserga.

Gracias a la solidaridad de ustedes, que nos apoyaron en Fondeadora, pagué de inmediato. Pero en la ventanilla el empleado me dijo: “Son 665 pesos”. Saqué el celular y le mostré el recordatorio de la empresa que lo emplea. Indicaba 661 pesitos. “Dame 662”, respondió. Luego entendí todo: Carlitos Slim, o sea don Carlitos, el tenedor de los libros de don Carlos, perdió la quinta parte de su fortuna en las fiestas navideñas y como el rey de la avaricia que es nos va a exprimir, de todas, todas.

Cartón del monero Rocha sobre el desfavorecido Slim

Cartón del monero Rocha sobre el desfavorecido Slim

Mancera firmó un contrato leonino para que una empresa privada le genere 150 mil boletas de infracción mensuales hasta diciembre de 2017, o sea, hasta que el señor regente se vaya a su campaña presidencial. De acuerdo con el contrato que suscribió en las tinieblas, la firma Trafffic recibirá 46 por ciento de lo que el GDF logre robarnos a razón de un millón 800 mil “fotomultas” al año.

La peligrosidad de un delincuente se mide –Mancera lo sabe– por la baja tolerancia del sujeto a la frustración. Frustrado porque no le cuajó la mega estafa del Corredor $hopultepec, Mancera ha elevado, en este principio de año, en algunos casos hasta mil por ciento, el costo del impuesto predial –¿y dónde creen ustedes que lo hizo?– en las colonias Juárez, Roma y Condesa.

Los vecinos denuncian: “Es otra cara de la misma maniobra para privatizar nuestros espacios públicos”. Por fortuna, la lucha contra $hopultepec regeneró tejido social en términos de resistencia ciudadana, y ésta va a crecer y multiplicarse.

¿Cuánto dinero –de ese 46 por ciento que el GDF le dé por las fotomultas– invertirá la empresa Trafffic, por debajo del drenaje profundo, en la precampaña presidencial de Mancera? Estamos ante un cuadro previsiblemente corrupto: cuando ustedes paguen sus infracciones empezarán a triangular dinero con los socios del cártel inmobiliario, para hacerlos aun más poderosos.

Alguien que, por ejemplo, esté pensando en lanzar su candidatura al congreso constituyente del DF, debería elevar la voz y convocar a una huelga de pago de multas, prediales y agua, hasta que el nuevo reglamento de tránsito se reforme –después de una consulta pública– en la esquina de Allende y Donceles, pero adentro, en la Asamblea Legislativa, no en las escalinatas.

Miguel Ángel Mancera.

Miguel Ángel Mancera.

El petróleo por los suelos y el dólar por los cielos, sí, pero los artífices de las reformas peñanietistas hoy son dueños de campos petroleros, de yacimientos minerales que explotan sin pagar impuestos, por no hablar de lo demás. En Tixtla, uno de los municipios más pobres del estado de Guerrero (está dentro del enclave exportador de goma de opio, que administra el PRI desde Huitzuco), las “autoridades electorales” (de algún modo hay que llamarlas) calcularon a ojo de buen cubero (¿alguien todavía sabe lo que significa esto?) que por una conferencia de John Ackerman el comité estatal de Morena “pagó” (sic) 30 mil pesos.

¿Pruebas? ¡Niuna! ¿Documento, factura, recibo, grabación telefónica, pruebas? ¡Niunita! A alguien en el IFE de Chilpancingo se le ocurrió averiguar cuánto cobra Denise Dresser y al descubrir cifras cercanas a 300 mil pesos, decidió que Ackerman valía 10 por ciento. Con esa chicanada acusarán a Morena de rebasar topes de gastos de campaña.

Un periodista que dirige la sección literaria de cierto tabloide otrora feliz, tiene en su archivo un cajón etiquetado con la palabra “zopilotes”. Ahí va guardando los reportajes que publicará cuando se mueran los famosos que ya están cerca del otro lado del espejo. Cuando Sean Pean envió su material periodístico a Rolling Stone, los editores trabajaron la entrevista y el relato como si fueran a publicarla en su próximo número. Después metieron todo en su respectivo cajón de zopilotes, hasta que llegara el momento.

Por eso, la mañana del viernes pasado, no bien se supo que el Chapo estaba detenido en Mochis, Rolling Stone desempolvó los textos y las fotos de Sean Penn y las imprimió en el número que salía al día siguiente. ¿Hubo un pacto? “¿Qué transa, mi Chon? ¿Aguantas la entrevista hasta que me agarren o me maten?” La verdadera pregunta no es esa y el Chapo no la haría así, con acento chilango. La buena pregunta es: ¿por qué Rolling Stone no la publicó antes?

Jhon Jairo Velázquez Vázquez, alias Popeye, que fue jefe de sicarios de Pablo Escobar Gaviria, en una entrevista que dio a Proceso en agosto del año pasado, aconsejó al Chapo que se “hiciera matar”. Cito textualmente:

“Él sabe que tiene que hacerse matar porque si lo agarran vivo lo van a extraditar a Estados Unidos. Y él no soporta una cárcel de super alta seguridad en Estados Unidos. Ahí la comida se la dan a usted con un pito (popote), desayuno, comida y cena. Nadie le habla, no hay contacto humano. Si le llega una carta se la muestran por una pantalla de televisión”.

Popeye agregó: “Para tomar el sol lo sacan a usted de la celda en una jaula de acero. Y para un mexicano recalcitrante como el Chapo (…) estar en una cárcel (así) es una cosa muy berraca (dura). Por eso el Chapo se hace matar”, vaticinó con poca eficacia como brujo, a la luz de los acontecimientos.

Que la “procuradora” de “justicia” haya revelado, el viernes por la noche, muchas horas después de la teatral “recaptura”, que el Chapo buscó a actores de Hollywood para hacer una película de su vida, nos invita a suponer que los espías del gobierno mexicano, en Estados Unidos, recibieron la llamada de un vendedor de heroína de Iguala en Nueva York que acababa de robarse un ejemplar de Rolling Stone y nomás quiso avisarles.

¿De esa “filtración” se agarró Televisa para retocar el discurso de su actriz favorita en el equipo de EPN? Un cálculo conservador (no tengo la fuente: no importa) estima que México recibe unos 36 mil millones de dólares al año gracias a la industria del narcotráfico. En Proceso, el gran reportero Bruce José Gil publicó otras especulaciones, que cifran la cifra en seis mil millones. Que cada quién haga sus cálculos y piense…

Con el dólar a 18 pesos y el petróleo más barato que el Tin Larín (mi chocolate favorito en la infancia), ni Estados Unidos ni mucho menos don Carlos Grande, el chaparrito pelón pero sin lentes, moverán un dedo contra el narcotráfico, nuevo pilar de la economía mexicana, una formación social (antes país) destrozada por la guerra contra el narco (la ganaron el “gobierno” y el narco), que da –para cubrir las limosnas de los programas sociales– más que las remesas de los emigrados y las propinas de los turistas.

image_8

¡Otra vez muchas gracias!

A nombre del equipo de Polemón, agradezco reiteradamente la solidaridad que nos dieron a lo largo de la campaña con Fondeadora. El primer libro electrónico que saldrá en nuestro portal será Palabras desde el sur. Con esta entrega, Desfiladero reanuda sus labores tras unas reparadoras vacaciones de Año Nuevo y les aconseja que vean La gran apuesta, una denuncia sobre el origen de la crisis económica mundial de 2008 y la burbuja inmobiliaria que, de nuevo en Estados Unidos, empezaron a inflar el año pasado. Exíjanla en el PPP (puesto de películas piratas) que les quede más cerca.