Dos policías federales y un grupo de elementos de la policía municipal de Huitzuco también participaron en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Así lo reveló un informe presentado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

De acuerdo con los avances de la investigación presentados por José Larrieta, titular de la Oficina Especial del Caso Iguala, existen indicios de una nueva ruta de la desaparición de los normalistas, que partiría del “Puente del Chipote” y sería adicional a la presentada por la Procuraduría General de la República (PGR).

En este lugar, según un testigo presencial de la CNDH, los policías de Iguala detuvieron el quinto autobús, con el número 1531 de la empresa Estrella Blanca, en el cual viajaban entre 15 y 20 normalistas, entre los que se encontraba Alexander Mora Venancio. Luego, con palos y piedras golpearon los vidrios de la unidad y lanzaron gas lacrimógeno, provocando que los estudiantes abandonaran el camión.

Fuera del autobús, los normalistas fueron agredidos por los policías y subidos a las patrullas con la ayuda de uniformados de Huitzuco a bordo de tres patrullas.

Momentos después arribaron al lugar un par de policías federales, quienes consintieron que los policías de Iguala y Huitzuco se llevaran a los normalistas detenidos para presentarlos ante “El Patrón”, un líder criminal de la zona que decidiría qué hacer con ellos.

Todo fue visto por un elemento de la Secretaría de la Defensa Nacional, quien tomó cuatro fotografías y al ser visto por los policías, abandonó el lugar.

Por este motivo, la CNDH pide a la PGR investigar si fue circunstancial que los dos autobuses de los que fueron sustraídos los normalistas hayan sido los mismos en los que los estudiantes se trasladaron de Iguala a la Normal de Ayotzinapa, pues “podría ser relevante en la determinación del móvil de las agresiones a los normalistas”.

Al mismo tiempo, el organismo nacional encargado de la defensa de los derechos humanos, expone en el informe la existencia de un video del Palacio de Justicia de Iguala que contiene imágenes del “Puente del Chipote” a la noche del 26 de septiembre de 2014 y podría haber sido ocultado para encubrir a los implicados en el caso.

Tras la presentación del informe, Luis Raúl González Pérez, titular de la CNDH, señaló que la investigación del caso Iguala “es un expediente abierto y debe ser asumido como prioridad nacional” y dijo también que no se puede permitir la impunidad en la desaparición de los 43 normalistas.

“Lo sucedido a los normalistas de Ayotzinapa constituye la más dura expresión del horror y del enorme poder corruptor que pueden lograr las organizaciones delictivas en nuestro país” indicó González Pérez.

A su vez, el ombudsman de la CNDH pidió a la PGR que recabe declaraciones de elementos de la policía estatal, Federal y ministerial de Guerrero, así como la de elementos militares destacamentados en Iguala y Cocula. Además, el organismo solicita proseguir con las acciones de búsqueda de los estudiantes agotando todas las líneas de investigación, pues sólo así se les dará certeza a las familias.

Esta es una recreación de los hechos aquella noche del 26 de septiembre de 2014, realizada por la CNDH:

Este es el informe completo presentado por la CNDH:

Informe de la CNDH sobre desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa