El gobierno de Enrique Peña Nieto “continúa evaluando” si acepta recibir los 20 millones de dólares que le ofreció el gobierno de Donald Trump a cambio de deportar a los migrantes que intenten cruzar el país para llegar a los Estados Unidos.

De acuerdo con un comunicado de las secretarías de Gobernación (Segob) y de Relaciones Exteriores (SRE), el gobierno mexicano “no ha aceptado de manera verbal o escrita dicha propuesta, ni ha firmado documento alguno a este respecto”, aunque “continúa evaluando dicha propuesta conforme al marco legal aplicable y en función de las prioridades de su política migratoria”.

De aceptar la propuesta de Donald Trump, el gobierno recibiría 20 millones de dólares para financiar los costos de las deportaciones de los migrantes –sea en avión o en autobús– que sean detenidos por las autoridades mexicanas.

Deportación de migrantes por parte del Instituto Nacional de Migración. Foto: Especial

A cambio de aceptar el ofrecimiento, comprometiéndose a aceptar una cuota de deportación de migrantes sin papeles no mexicanos y un número de solicitantes de asilo que buscan refugiarse en Estados Unidos, México se convertiría en un “Tercer País Seguro” para el vecino del norte.

Según la versión recogida por el periodista Jesús Esquivel, quien es corresponsal de Proceso en Washington, el pacto fue lanzado ahora con Enrique Peña Nieto en la Presidencia, con el fin de que al firmarse no pueda ser rechazado por el próximo gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

Deportación de migrantes por parte del Instituto Nacional de Migración. Foto: Especial

El dinero prometido por Trump sería incluido en la Iniciativa Mérida, el fondo creado en el año 2007 para financiar la llamada “guerra contra el narcotráfico” lanzada por el ex presidente Felipe Calderón un año antes y que dejó como consecuencia hasta la fecha, más de 200 mil personas asesinadas, 30 mil personas desaparecidas y más de 325 mil fueron obligadas a desplazarse de sus lugares de origen.

Con información de Proceso