Miguel Ángel Osorio Chong y su casero son investigados por autoridades federales, por su presunta participación en la trama de corrupción de Odebrecht, según revelaron documentos consultados por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

Según el esquema elaborado por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) sobre los fondos que Odebrecht transfirió, fueron encontrados pagos hechos al Grupo Constructor Tulancingo, de Carlos Aniano Sosa Velasco, propietario también de dos residencias en las que vivió Osorio Chong en Bosques de las Lomas y Lomas de Chapultepec.

Los pagos de Odebrecht a esta empresa habrían sido por supuestos servicios como subcontratista en la modernización de la refinería de Tula, una obra que se le asignó a Pemex en 2013 a través de sobornos, según declararon los propios directivos de la empresa.

Según la UIF, habría una conexión entre el Grupo Constructor Tulancingo con contratos públicos asignados en el Gobierno de Enrique Peña Nieto por organismos federales cuyos titulares eran colaboradores cercanos del ex secretario de Gobernación desde hace muchos años.

Algunas de las dependencias que entregaron contratos a Grupo Constructor Tulancingo están:

  • Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CNDI)
  • Centro Hidalgo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT)

Ambas dependencias eran encabezadas por gente cercana a Osorio Chong desde que éste fungía como Gobernador de Hidalgo: Nuvia Mayorga en la CNDI (su secretaria de Finanzas en su gubernatura) y Alberto Salomón Bulos, ex Subsecretario de Obras.

En la actualidad tanto Osorio como Mayorga colaboran juntos como senadores por le PRI y gozan de un fuero constitucional hasta el 2024.

No obstante, ella ya había sido vinculada al caso Odebrecht en agosto de 2017, cuando Salvador García Soto afirmó en su columna que Emilio Lozoya llegó a comentar a personas cercanas a él que no había recibido el dinero de Odebrecht, sino que los recursos llegaron mediante “una operadora financiera de un gobernador”, haciendo mención directa a la funcionaria.

Luego, en enero de 2018, el diario Reforma publicó que Nuvia estaba en la mira de la Fiscalía Especializada de Delitos Electorales y que sus cuentas habían sido solicitadas ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, tras las sospechas de haber recibido recursos de Odebrecht en la campaña de 2012.

En todo momento la funcionaria negó las acusaciones y ofreció renunciar al secreto bancario para que se publicaran los manejos de sus cuentas.

Estrechos colaboradores

Cuando Osorio Chong dejó la gubernatura de Hidalgo en marzo de 2011 y se mudó a la Ciudad de México para participar en la campaña presidencial de Peña Nieto, lo hizo primero una casa en Bosques de las Lomas y luego una en Lomas de Chapultepec, ambas escrituradas a constructoras de Aniano Sosa, según reveló Proceso en 2015.

Para responder a ese reportaje, Osorio indicó que había habitado las dos casas, pero que se había tratado de un contrato de arrendamiento, el cual nunca mostró ni mencionó cuánto pagaba mensualmente.

Miguel Ángel Osorio Chong

Tanto Grupo Construcción Tulancingo como su filial, Construcciones Sky, tuvieron su despegue como contratistas en el periodo en que Chong era Gobernador de Hidalgo -entre 2005 y 2011, cuando sumaron asignaciones por mil 700 millones de pesos en aquél estado.

Luego obtuvieron, del Gobierno Federal, 785 millones de pesos.

Uno de los contratos mayores, por 132 millones de pesos, fue asignado por el centro Hidalgo de la SCT en enero de 2013, en los primeros días del mandato de Peña Nieto, a favor del Grupo Constructor Tulancingo, para modernización de la carretera Pachuca-Huejutla.

Ese contrato fue firmado por Alberto Salomón, director del centro SCT, ex Subsecretario de Obras durante la gubernatura de Chong en Hidalgo.

Luego, en abril de 2014, la misma constructora obtuvo un contrato por 14 millones de pesos de la CNDI, encabezada por Mayorga, para ampliar un camino en Hidalgo.

Posteriormente la misma dependencia integró a la constructora en procedimientos de invitación restringida en Oaxaca y le dio más contratos en Hidalgo.

Relación con Odebrecht

Fue en noviembre de 2017 cuando MCCI difundió que el contrato para las obras de modernización de la refinería de Tula, asignada por Pemex a Odebrecth mediante el pago de supuestos sobornos, había terminado parcialmente en manos del casero de Osorio Chong.

El contrato original que habría recibido Odebrecht era de mil 666 millones de pesos, pero se elevó a 2 mil 686 millones de pesos gracias a una subcontratación de prácticamente toda la obra, según un expediente consultado por MCCI.

En el contrato PXR-OP-SILN-SPR-CPMAC-A-414, el Grupo Constructor Tulancingo y Construcciones Sky aparecen como subcontratistas de Odebrecht.

Para poder llevar a cabo las obras, ambas se aliaron con Construcciones Industriales Tapia (CITAPIA), también señalada por un delator de Odebrecht por haber sido recomendada por Emilio Lozoya.

“En 2011, había sido Lozoya quien recomendó a Odebrecht que se asociara a una empresa local, la contratista Construcciones Industriales Tapia, para participar en la futura licitación de la construcción de una nueva refinería en Tula”, reveló en agosto de 2017 el diario brasileño O’Globo, al revelar la delación jurada que había presentado ante la Procuraduría de Brasil el ex director de Odebrecht en México, Luis Alberto de Meneses Weyll.

“El dueño de CITAPIA, Juan Carlos Tapia, era de la ciudad de Tula y transitaba entre todo el espectro político y en las tres esferas de gobierno, siendo capaz de, asociado a la experiencia de Odebrecht, conquistar la millonaria obra que se avecinaba”, habría ahondado Weyll en su declaración.